Viernes 24.05.2019

Condenado a 21 años de cárcel por degollar a un conocido tras una discusión

La Audiencia de Alicante ha condenado a 21 años de prisión a un joven por el asesinato de un conocido, a quien asestó diez puñaladas en un pub de la pedanía alicantina de Villafranqueza, tras una disputa relacionada con una supuesta agresión a su perro

La sentencia considera probado que, el 25 de febrero de 2017, el ahora condenado, de 23 años, accedió al pub en busca de la víctima, que estaba viendo un partido de fútbol junto a dos amigos.

Allí, provisto de "un guante negro especial y un cuchillo tipo militar", con una hoja de 25 centímetros, se acercó por detrás a la silla en la que se encontraba su víctima y comenzó a propinarle puñaladas "sin mediar palabra", según el fallo.

El agredido intentó levantarse y dirigirse a la puerta del local para pedir ayuda, pero el procesado se aproximó hasta él y le seccionó el cuello.

Después, mientras se desangraba, le propinó varias patadas en la cabeza mientras le decía: "Esto por mi perro". Acto seguido, cogió su bicicleta y se fue a casa de su abuela, donde fue detenido, señala la resolución judicial.

En el juicio, celebrado ante el tribunal del jurado, el acusado aseguró que el fallecido había provocado que su perro se tragase una piedra, lo que le había causado daños en el estómago que le dejaron al borde de la muerte.

Su defensa alegó que el procesado padecía un trastorno mental temporal, por lo que pidió que se le aplicase una eximente incompleta de alteración psíquica y que se le condenase a 7 años por un delito de homicidio.

Por su parte, la Fiscalía solicitaba inicialmente para él una condena de 23 años de prisión por asesinato, mientras que la acusación particular, ejercida por los familiares de la víctima, pedía que la pena fuese de 25 años.

A la conclusión del juicio, modificaron sus conclusiones y rebajaron sus peticiones de condena a 21 y 22 años, respectivamente.

El veredicto del jurado descartó la aplicación de esa eximente de conformidad con los dictámenes de los peritos, que no contemplaron esa anomalía o alteración psíquica. Así, le consideró culpable de asesinato con alevosía y ensañamiento.

En concreto, apreció que "el acusado aprovechó que la víctima estaba distraída viendo un partido con unos amigos en una televisión de un pub y, encontrándose de espaldas, le atacó sorpresivamente sin que este pudiera defenderse".

Según la sentencia, esa circunstancia le fue ventajosa para "cumplir su propósito de acabar con su vida".

Sobre el ensañamiento, el jurado apreció que el acusado acuchilló "hasta en diez ocasiones" a la víctima, "siendo nueve de ellas mortales", y que le dio "un número no determinado de patadas en la cabeza", con lo que "aumentó de forma deliberada" su dolor, "ocasionándole un sufrimiento innecesario".

El jurado sí aceptó, en cualquier caso, la atenuante de confesión de los hechos, ya que el procesado admitió la autoría del apuñalamiento cuando fue detenido por la Policía Nacional, poco después de los hechos.

El condenado, en prisión preventiva desde su arresto, deberá, además, indemnizar a la familia de la víctima con 240.000 euros en concepto de responsabilidad civil. 

Comentarios