miércoles 4/8/21

Arrancan los juicios contra el Rey del Cachopo y el pequeño Nicolás

La Audiencia de Madrid arranca esta semana los juicios contra César Román, conocido como el Rey del Cachopo, por presuntamente matar y descuartizar a su novia, y Francisco Nicolás Gómez Iglesias, por hacerse pasar por enlace entre el Gobierno y la Casa Real 

cachopo y heidi
César Román, conocido como " El rey del Cachopo"

La Audiencia de Madrid arranca esta semana los juicios contra César Román, conocido como el Rey del Cachopo, por presuntamente matar y descuartizar a su novia, y Francisco Nicolás Gómez Iglesias, por supuestamente hacerse pasar por enlace entre el Gobierno y la Casa Real en un viaje a Ribadeo (Lugo).

Se tratan de dos de los juicios más mediáticos del año en la región. El del Cachopo, que se enfrenta a 15 años de cárcel, comienza mañana lunes y el del pequeño Nicolás, para quien la Fiscalía pide hasta siete años de prisión, el próximo martes.

César Román Viruete está acusado de matar y descuartizar en agosto de 2018 a Heidi Paz, que fue su pareja, cuando ésta tenía 25 años. También de rociar su cuerpo con sosa cáustica y quemar algunas partes, mientras que la cabeza y las extremidades aún no se han encontrado.

La Fiscalía pide para él quince años y cinco meses de prisión por los delitos de homicidio y profanación de cadáver con las circunstancias agravantes de parentesco y de cometer los hechos por motivos de género. También solicita libertad vigilada por diez años.

La víctima tenía dos hijos menores que residían en Honduras para los que la Fiscalía reclama una indemnización de 300.000 euros, así como otra indemnización para su madre de 100.000.

La Sección 26 de la audiencia madrileña elegirá el lunes a los nueve miembros del jurado popular que enjuiciará a Román, que declarará el martes defendiendo su inocencia, como ha hecho desde que fue detenido tres meses después de que se encontrara el cuerpo desmembrado y sin cabeza de Heidi, según ha adelantado su letrada, Ana Isabel Peña.

El hostelero especializado en cachopos, por los que recibió algún premio gastronómico, explicó tras su detención que a su exnovia la pudo matar una banda de narcos porque había contraído una deuda.

En cuanto a Gómez Iglesias, la Sección 17 celebrará los días 11, 12 y 13 el juicio por su viaje a Ribadeo de 2014 en el que presuntamente se hizo pasar por enlace entre el Gobierno y la Casa Real y acudió escoltado por policías, hechos por los que la Fiscalía le imputa los presuntos delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y cohecho pasivo.

nicolas-flipando770

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como "el pequeño Nicolás"

Junto a él se sentarán en el banquillo de los acusados el cabo de la Policía Municipal de Madrid Jorge G. H., y el policía municipal de Torrijos (Toledo) Carlos P. L. D., para cada uno de los cuales el Ministerio Público pide cinco años y medio de prisión.

Será la cuarta vez que se intente celebrar este juicio por el viaje a Ribadeo, tras una suspensión en 2019 por un cambio de letrada del Pequeño Nicolás porque recibió presiones, la segunda por la pandemia de coronavirus en 2020 y la tercera el pasado mes de enero por contacto directo de la covid de uno de los letrados.

La Fiscalía pide para Gómez Iglesias siete años de prisión y una multa de 81.000 euros, mientras que la acusación popular que ejercen la Asociación de Policía Municipal Unificada de Madrid (APMU) y Podemos pide 11 años de prisión para Gómez Iglesias; la Abogacía del Estado, 21 meses de cárcel y una multa, y el Ayuntamiento de Madrid reclama tres años y medio de prisión.

El Ministerio Público detalla que a principios de agosto de 2014 el Pequeño Nicolás propuso organizar una reunión a un empresario asturiano -Jorge Cosmen- al que le hizo creer que era un funcionario público, enlace entre la Vicepresidencia del Gobierno y Casa Real.

Y finalmente el 13 de agosto ambos almorzaron juntos en un restaurante de Ribadeo al que, según el acusado, "asistiría una persona muy importante de la Casa Real", algo que nunca ocurrió.

Para llevar a cabo su plan Gómez Iglesias había contactado previamente con dos policías municipales, uno de ellos del Grupo de Escoltas, a los que pidió que le proporcionaran los medios policiales necesarios para hacerse pasar por un cargo público, a cambio de una gratificación por sus servicios. 

Comentarios