viernes 06.12.2019

Voluntariado internacional: 5 motivos para hacerlo

Participar en actividades de voluntariado te ayudará a crecer como persona, entre otros beneficios
Voluntariado internacional: 5 motivos para hacerlo

Hay quien tiene la sensación de que falta algo en su vida, que necesita hacer algo que le ayude a progresar a nivel personal, algunos se quedan con esa sensación toda la vida, lamentando no saber qué es eso que les falta. Otros encuentran una motivación en ciertas actividades relacionadas con ayudar a los demás en su propia comunidad. También están quienes se lanzan por hacer un voluntariado internacional, y es de este último, del que vamos a hablar. Veamos los motivos por lo que deberías plantearte hacer uno.

Intercambio cultural

Cuando se piensa en salir a ayudar a otros en el extranjero no se piensa en lo enriquecedor que es también a nivel personal, no sólo en cómo se va a beneficiar a la gente de esa zona.

Y es que ser voluntario en otro país ofrece la oportunidad de descubrir nuevas culturas, costumbres y formas de vida. Los habitantes de esos lugares tienen un modo de vivir que a menudo no ha cambiado con el paso de los siglos, o que ha evolucionado de una forma muy diferente a la nuestra. No necesariamente peor, sino de manera distinta.

Y éste es uno de los primeros motivos por los que todos deberíamos salir para hacer un voluntariado, ya que aumenta nuestra riqueza cultural con lo que otros pueden aportar.

Por ejemplo, un voluntariado en Africa da la oportunidad de descubrir paisajes fascinantes, e incluso, de practicar deportes desconocidos, entre otras muchas cosas.

Abre tu percepción del mundo

Cuando sales fuera a colaborar como voluntario, tus horizontes se expanden de un modo asombroso. El mundo deja de ser una sola ciudad o un país, y se convierte en el planeta inmenso y diverso que es en realidad.

De hecho, es cuando sales a hacer cosas por los demás cuando te das cuenta de que el estrés y los problemas de nuestra sociedad carecen de importancia. Todo se vuelve lejano, y cuando regresas ves las cosas de un modo muy distinto. Incluso ayuda a afrontar determinadas cuestiones con una mayor claridad.

Genera un sentimiento de comunidad

Desde https://www.cooperatingvolunteers.com/ destacan otro motivo por el que hacer un voluntariado. Y es que se aprende a formar parte de un comunidad que se apoya y crea unos lazos fuertes, algo que se ha olvidado casi por completo en el mundo occidental.

Cuando se dejan a un lado las prisas y te acercas a las personas, es posible entablar una conexión que dura toda la vida. De hecho, cuando llega la hora de volver a casa sientes que estás dejando allí una parte de tu familia, personas a las que, en muy poco tiempo, has aprendido a conocer y apreciar, al igual que han hecho ellas.

Amigos para siempre

Además de con las personas con las que se trabaja, el voluntariado internacional es un entorno perfecto para forjar estrechas amistades. Compartir experiencias con quienes forman parte del grupo de voluntarios hace que se genere una sensación de amistad única, muy duradera.

A medida que vayas participando en diferentes programas, verás cómo creas un círculo de amistades en el que hay personas de todos los rincones del mundo, con los que querrás volver a reunirte para comentar qué tal os va la vida en cuanto surja la oportunidad.

Llenar ese vacío

Como hemos comentado al principio, muchas personas tienen la sensación de que en su vida falta algo para sentirse completas. Ese algo, en muchas ocasiones, por no decir que en todas, es haber salido para colaborar en proyectos que ayuden a personas en otros lugares del mundo.

Y es que ser voluntario consiste precisamente en hacer cosas en favor de otros de un modo altruista, lo cual te hará sentir bien de una forma que sólo puedes comprender si has participado en este tipo de acciones.

Ya tienes 5 motivos para hacer un voluntariado en el extranjero. Ahora sólo queda escoger el destino y ponerte manos a la obra. Nunca lo olvidarás.

Comentarios