jueves 29/7/21

La vida vence: el auge de las citas online durante la pandemia


Al mismo tiempo que el comercio online ha satisfecho las necesidades de un cliente privado de interacción social a causa de la pandemia, las relaciones afectivas también han debido evolucionar. Se trata de un momento clave para las webs de citas online que plataformas como Lovino ayudan a filtrar para acertar con nuestra elección

mujer trabajo

Sólo el que se adapta, prospera y persiste

Sin quitarle un atisbo de valor a la brutal crisis sanitaria y económica que ha propiciado la pandemia de la Covid-19, si hay algo contra lo que verdaderamente ha atentado el coronavirus es el modo de entender las relaciones sociales. Con los confinamientos al alza y sin la posibilidad de eludir el distanciamiento social que dicta la normativa para prevenir contagios, los hábitos de las citas se han tenido que adaptar a esta llamada “nueva normalidad”. Precisamente, porque es en momentos como este donde aflora la latiente necesidad de aproximamiento a nuestros semejantes. Con más motivo todavía, si éste guarda relación con el letargo en cuarentena de nuestras emociones.

A la par que el distanciamiento social contrajo nuestras posibilidades de cortejo, el comercio también tuvo su reveladora transformación acogiendo Internet como la solución perfecta. En ese sentido, las relaciones sociales copiaron la estrategia presentando un verdadero auge de las citas en línea en tiempos de pandemia. Tal es así, que para encontrar la plataforma más idónea de entre el gran surtido que la red ampara, ha sido preciso recurrir a páginas como Lovino. Un comparador y evaluador de diferentes webs de citas online a partir del que escudriñar el terreno y, tras el análisis, satisfacer nuestras comprensibles necesidades afectivas.

Del hito emocional a las ganas de vivir

Este cambio en los paradigmas afectivos más convencionales de la sociedad humana, aunque para muchos pueda suponer un sucedáneo a la vitalidad del encuentro físico, ha resultado ser de gran ayuda psicológica. Si bien para muchos, la capacidad de poder concertar una cita online ha supuesto una verdadera carta de esperanza para un futuro sin restricciones, esa misma posibilidad se ha convertido en una herramienta de primera mano para los usuarios más introvertidos. En ambos casos, una razón más para seguir. Tanto sea a partir de ganar confianza en nuestra personalidad fortaleciendo nuestra autoestima, como para elaborar grandes planes de futuro.

De nuevo, dicho hábito se adapta a todo tipo de necesidades, abarcando a pares finalidades románticas y sexoafectivas. Dos pilares que también se han incrementado a lo largo de la pandemia. Por una parte, y aunque dicho a regañadientes, la introspección ha sido de gran utilidad para trabajar nuestras emociones; por lo que nuestra abertura emocional puede dar lugar a nuevos horizontes. Pero, desde otro punto de vista, el exceso de restricciones ha avivado nuestra búsqueda de sensaciones de vida tales como el sexo. Metas distintas, pero que, a grandes rasgos, corroboran las irrefutables ganas de vivir del ser humano cuanto más reprimida siente su esencia.

Citas online ajustadas a cada gusto

Si bien es cierto que muchas relaciones se han visto mermadas, e incluso destruidas, a raíz del confinamiento y cuanto supone la convivencia en modo extremo, ese mismo estancamiento ha alterado nuestra percepción de las cosas. Pese al negacionismo y cuantos escépticos del virus existan entre nosotros, salir a la calle hoy en día se ha convertido en un verdadero riesgo. Por el contrario, el ímpetu de nuestra vitalidad, el vigor de la juventud eterna que inflama placenteramente los sentidos, ha querido hacernos reacios a aceptar la soledad. Razón por la que el vasto abanico de opciones que nos proporciona una web de citas es más que atractiva para nuestra expectativa.

Del mismo modo, lejos han quedado ya las dos o tres plataformas de citas online que antaño coparon el sector como primerizas novedades. Hoy en día, la enorme cantidad de demanda de webs de citas ha causado una oferta que la satisface sobradamente. Y, por ello, se ha hecho doblemente necesario poder filtrar entre todos sus servicios a fin de hallar la más acorde con nuestras intenciones. En ese sentido, Lovino nos proporciona páginas de citas que van desde los encuentros sexuales esporádicos y fetiches íntimos, hasta citas acotadas por ubicación o de carácter puramente amoroso. Y todo bastando con tener conexión a Internet.

Perspectivas de futuro

Resultaría impreciso, también demasiado arduo y, seguramente, excesivamente impertinente tratar de esbozar cuáles son los mecanismos que empujan a nuestra psique a buscar el contacto humano. Sin embargo, no es más que otra necesidad humana, tan importante como comer o respirar, y que anida y anidará en nuestro imaginario y nuestra herencia colectiva para toda la eternidad. Una necesidad que, a pesar de la imposibilidad y contra todo pronóstico, sortea obstáculos y pandemias para satisfacer nuestra emoción.

Puede que a partir de aquí el uso de aplicaciones de citas online haya cambiado nuestros hábitos sociales para siempre. En una era donde todo cuanto puede realizarse por Internet permite acceso y eficacia, no es de extrañar que el método se instaure durante largo tiempo en nuestras vidas. Aunque, y eso sí, a sabiendas de que, por más certera y útil que sea nuestra aplicación, nada puede combatir el erizamiento de nuestra piel cuando la pantalla se apaga y la textura de lo vivo nos envuelve.

Comentarios