viernes 16/4/21

Sociedad

Víctimas y expertos alertan: "Con menos tráfico el conductor baja la guardia"

Asociaciones de víctimas de tráfico y de automovilistas advierten de que los conductores bajan la guardia cuando hay restricciones a la movilidad porque disminuye la percepción del riesgo al haber menos tráfico, lo que explicaría los 32 fallecidos esta Semana Santa, la cifra más alta en cinco años

accidente trafico

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), debido al cierre perimentral de las comunidades, durante este periodo vacacional se han producido 8,1 millones de desplazamientos, lo que supone una reducción del 46 % respecto a los registrados en la Semana Santa de 2019 cuando no hubo limitaciones a la movilidad.

Las cifras muestran que sí se han registrado desplazamientos cortos en el día a zonas de esparcimiento y espacios naturales de playa y montaña en los que los conductores se confían más y que explicarían las cifras de siniestralidad, han señalado a Efe fuentes de la DGT.

Aunque también apuntan a los problemas derivados de la pandemia que no desaparecen mientras se conduce y con el tiempo se verá si las consecuencias de esta situación que se está viviendo van a afectar a todos los ámbitos de la vida, incluida la conducción.

El presidente de la Asociación DIA de Víctimas de accidentes, Francisco Canes, en declaraciones a Efe, se ha mostrado "descolocado" con los datos de siniestralidad de esta Semana Santa marcada por los cierres perimetrales de las comunidades autónomas para frenar el avance del coronavirus.

No obstante, lo ha justificado en que al haber menos tráfico, los conductores se han relajado y han asumido mayores riesgos.

De otra forma no se entienden las cifras, ha dicho Canes, que ha recordado que por una parte se han reducido los desplazamientos entre comunidades y, por otra, debido al toque de queda, han disminuido los movimientos en una franja horaria nocturna en la que en circunstancias normales se cometen más imprudencias por el consumo de alcohol y/o drogas.

También le han sorprendido los datos a la directora de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme), Mar Cogollos, quien ha señalado a Efe que "todos esperábamos que a menor movilidad hubiera menos accidentes" y lo ha achacado a que se ha bajado la percepción del riesgo.

Cogollos da un paso más al hablar de un nuevo factor en la conducción: los problemas emocionales derivados de la pandemia.

A su juicio, a las distracciones habituales como hablar por el móvil o cambiar la música mientras se conduce, hay que añadir las de la "propia mente". "Problemas emocionales, estrés, depresión o ansiedad, son factores que vamos a introducir en el coche", afirma.

Y considera que lo que ha ocurrido en Semana Santa debería ser una "llamada de atención" para que no se repita en verano. "Que no pase que nos digan que estamos muchos vacunados y salgamos como locos como toro del toril", advierte.

El director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación Mapfre, Jesus Monclús, muestra su "desolación" por los datos, aunque sin caer en "la desesperanza", y considera una "auténtica barbaridad" que hayan fallecido 32 personas (6 más que en 2019) cuando los desplazamientos han disminuido casi el 50 % respecto a ese año.

"Es como si los datos nos dijeran que los desplazamientos cortos son más peligrosos que los largos, quizás porque vamos más distraídos o porque relajamos en general las medidas de prevención", señala a Efe.

Por ello pide centrar la atención en este tipo de desplazamientos y también en los relacionados con el ocio, ya que, como recuerda, los fines de semana han concentrado esta Semana Santa más de dos de cada tres víctimas mortales.

En el mismo sentido, el Real Automóvil Club de España (RACE) incide en que se ha bajado la guardia ya que la mayoría de los desplazamientos han sido en trayectos cortos, en muchos casos por carreteras secundarias donde hay una menor protección en el caso de sufrir un siniestro.

De hecho, las carreteras secundarias acumulan el 76 % de los fallecidos, muy por delante de autovías (18 %) y autopistas (6 %).

El segundo gran factor, según el RACE, es la falta de atención en los últimos tiempos a la seguridad vial, que deja miles de víctimas todos los años, por lo que reclama medidas urgentes como mayor inversión en infraestructuras, ayudas a la renovación del parque automovilístico y la vuelta de esta problemática al debate político y social. EFE

Comentarios