sábado 12/6/21

La trasmisión de VIH entre el colectivo gay de Barcelona se reduce un 60 %

La promoción de la prueba del VIH, el rápido comienzo del tratamiento de las personas diagnosticadas y la incorporación de nueva tecnología para detectar infecciones muy recientes ha logrado reducir en un 60 % en la última década la incidencia del virus del sida en el colectivo gay de Barcelona

Así lo constata un estudio presentado hoy por BCN Checkpoint, un centro comunitario de detección del VIH y otras enfermedades de trasmisión sexual (ITS) que atiende cada año a unos 7.000 homosexuales, ya que su actividad se centra especialmente en el colectivo gay.

El centro ha dado a conocer los datos de la 'Cohorte BCN Checkpoint', un macro-estudio de referencia en toda Europa que permite medir el impacto de las herramientas que se han implementado para reducir la incidencia del VIH sobre el colectivo gay.

BCN Checkpoint ha trabajado en una campaña de prevención y diagnóstico de esta enfermedad de trasmisión sexual y ha aplicado en los últimos años una nueva tecnología que permite detectar infecciones muy recientes y, por tanto, en fase de máxima transmisibilidad.

La disminución del tiempo de diagnóstico del VIH permite que las personas sean sometidas a tratamiento de manera inmediata y poder neutralizar la transmisibilidad de la enfermedad, así como concienciar a los pacientes a tomar las precauciones necesarias para evitar contagiar a otros usuarios.

En el estudio se ha analizado el impacto de las medidas preventivas que se han ido incorporando progresivamente durante la última década.

Entre 2009 y 2011 el centro empezó a promover la prueba del VIH e implantó el test rápido. En aquel entonces, la incidencia del virus en el colectivo gay era del 4,1 %.

En el siguiente periodo estudiado (2012-2014), se logró derivar rápidamente a las personas diagnosticadas y ofrecerles tratamiento inmediato, y la incidencia descendió al 2,8 %.

"Entre 2015 y 2017 cayó al 1,6 %", ha destacado en rueda de prensa el presidente de la ONG, Michael Meulbroek.

"Las campañas para hacerse la prueba de forma regular, en algunos casos cada 3 meses, y la incorporación de nueva tecnología nos ha permitido detectar infecciones muy recientes, en muchos casos en fase de máxima transmisibilidad", ha añadido Meulbroek.

Comentarios