Lunes 24.06.2019

"Lo que todas callan", poemas para calmar "la pérdida tras el parto"

Irene G Punto, profesora de escritura creativa y periodista, acaba de publicar "Lo que todas callan", un poemario con el que la autora describe la "pérdida de la identidad" que vivió tras dar a luz y que edita "Verso y cuento", el sello de "poesía superventas" de la editorial Aguilar

"Los mejores poemarios vienen de momentos tristes -explica G Punto (Madrid, 1980) en una entrevista- y el mío surge de la pérdida: en un segundo, pasé de estar embarazada a nacer como madre. Nada vuelve a ser lo mismo y no tienes tiempo para gestionarlo".

Esta "nana para madres primerizas" traslada a la lírica la primera fase de la maternidad y carga contra la RAE, que define el posparto como "el período que transcurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación", una nominación que la autora considera "imprecisa, dudosa e inexacta".

"Alguien debería explicarles a los académicos que el cuerpo nunca vuelve a ser el mismo. Desde la editorial, por ejemplo, estamos pensando en hacer una campaña en la calle para concienciar un poco a la gente", explica la autora.

Sin embargo, poco después le contactaría la cantante Zahara, quien "había pasado por un proceso bastante parecido", para compartir impresiones sobre el posparto, según cuenta G Punto.

"Ahí me di cuenta de que era una sensación muy común entre las madres, que había algo universal y silenciado, y que este era el libro que yo tenía que escribir", relata la escritora.

G Punto se dio a conocer en 2012 con sus micropoemas, muy influenciados por la obra de Gloria Fuertes y de Ajo, y poco después se subió a las tablas junto a las poetas Loreto Sesma y Victoria Ash, la cantautora María Blanco y la guitarrista Diana Zahé con el espectáculo "Poesía es nombre de mujer", con el que giraron por España musicalizando poemas.

"Conseguimos llenar teatros solo con versos", recuerda la autora, que destaca de aquel 'tour' la juventud de sus asistentes, todos menores de veinte años, lo que "fastidiaba a los dueños de los teatros, pero también a los académicos: a ellos les encanta decidir qué es poesía, y no es un género para niños".

Estos espectáculos les pusieron "en el punto de mira" de la crítica, lo que les valió comentarios despectivos "hacia su obra"; una crítica "necesaria y fructífera", en opinión de G Punto.

"El tiempo pondrá a cada uno en su sitio, también a nosotros", considera la escritora, que destaca la obra de autoras jóvenes como Loreto Sesma y Elvira Sastre, "autoras de largo recorrido, con un mundo interior increíble". 

Comentarios
Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad