domingo 08.12.2019
Sociedad

¿Testigo en un juicio? Estos son tus derechos y obligaciones

Aunque acudir y decir la verdad son dos requisitos fundamentales, ya que de lo contrario podría incurrir en una causa criminal, es necesario aclarar ciertos puntos antes de llevar a cabo una declaración en sede judicial

¿Testigo en un juicio? Estos son tus derechos y obligaciones

¿Qué significa ser testigo en un juicio? Puede que nunca hayas sido citado judicialmente para tener que declarar en un procedimiento penal; pero si esta va a ser tu primera vez, o quieres conocer los derechos y obligaciones que asisten a las personas que van a declarar en un juzgado, hay nociones básicas que se necesitan conocer.

Son las partes implicadas en un juicio las que proponen al Juez los testigos que deben participar, y es el Tribunal el que admite o no esa lista. El Letrado de la Administración de Justicia, en colaboración -si fuese necesario- con Policía Judicial, registros oficiales, colegios profesionales o empresas, expide los mandamientos para citar a los testigos y ahí, cuando estas personas reciben esa notificación, es donde empieza su camino.

Tal y como explica la especialista Saray Contreras, del despacho penalista Dexia Abogados de Madrid, “una persona que es llamada a declarar como testigo tendrá la obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar cuanto supiere sobre lo que le fuere preguntado”. Y no solo eso sino que “tienen la obligación de decir la verdad, ya que de lo contrario podría incurrir en un delito de falso testimonio en causa criminal”.

“En caso de no asistir a la citación, se le puede volver a citar bajo la premisa de poder ser condenado al pago de  una multa e incluso prisión” completa José Manuel Sierra, socio del bufete Sierra Abogados.

No hay que olvidar que el testigo tiene también la obligación de “comunicar al Juzgado si cambia de domicilio”, recuerda Contreras, ya que de no cumplir con este punto “puede llegar a imponerse una multa de 200 hasta 1.000 euros a esa persona de, tal y como señala el art. 446 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal”.

¿Puedo no ir al juzgado?

Sin perjuicio de lo anterior, sí existe la posibilidad de que la persona llamada a declarar en calidad de testigo pueda evitar hacerlo. Pero deben “concurrir circunstancias lo suficientemente graves para que el Juzgado lo entienda como justificado” apuntan desde Dexia Abogados, ya que la Justicia tiene además mecanismos para intentar facilitar esa declaración mediante, por ejemplo, videoconferencia o incluso tomar declaración anticipada para casos de enfermedad grave o riesgo de muerte.

Las multas por no acudir a declarar oscilan entre 200 y 5.000 euros, según apuntan los letrados especialistas, y pueden derivar en un delito de obstrucción a la Justicia o de desobediencia grave a la autoridad.

Si voy.... ¿pero no digo la verdad?

Los testigos tienen la obligación de responder a todas las preguntas que las partes le formulen a excepción de si son “capciosas, sugestivas, o sea formulada para crear engaño, coacción o algún tipo de artificio para obligar a declarar en un determinado sentido”. En estos casos será el abogado contrario, o el propio Juez, el que lo advertirá.

A esos supuestos se añade una excepción que permite al testigo no responder: ser pariente, hasta segundo grado civil, o cónyuge del procesado. También contemplan las normas procesales  algunos supuestos que dispensan la obligación de declarar a abogados y traductores.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su Art. 433, establece por su parte que los testigos tienen la obligación de ser veraces ya que de lo contrario pueden incurrir en un delito de falso testimonio, algo que conlleva “penas de prisión de seis meses a dos años” que pueden ser más elevadas si se declara falsamente contra el reo. Por lo tanto, concluye Contreras, “faltar a la verdad conlleva graves consecuencias”, entre ellas la posibilidad de entrar en la cárcel.

El testigo también tiene derechos

Independientemente del tribunal ante el que haya que declarar, en todos se aseguran para el testigo los mismos derechos.

Una de las máximas que trata de proteger el ordenamiento jurídico es que el testigo se encuentre cómodo ante la autoridad. Por ello, apunta Arturo González desde Dexia Abogados, “puede solicitar no encontrarse cara a cara con el acusado” para lo que se suele usar una mampara que evite el contacto visual.

También existe la posibilidad de declarar por videoconferencia con las mismas obligaciones que en sala.

En situaciones graves o de riesgo, el testigo “puede solicitar ser protegido y que le asignen otra identidad o incluso órdenes de alejamiento por el hecho de declarar en contra del acusado y sentirse intimidado por éste o por parte de su entorno” aconseja el letrado especialista, quien concluye que el testigo, además, “puede solicitar que le reembolsen algunos gastos de desplazamiento, retribuciones dejadas de percibir, gastos alimenticios, etcétera”.  

Comentarios