domingo 13/6/21

La subida de un 27% de la luz, una estrategia para la nacionalización de las eléctricas

bombilla idea luz

En plena pandemia, con miles de muertos por la covid-19, con una actual cepa del virus más contagiosa que trae directamente un aumento considerable de casos, con numerosas empresas quebradas, con familias completamente arruinadas  y como guinda al pastel  con una oleada de frío y nieve,  al gobierno de España se le ocurre la maravillosa idea de una subida del 27% en el precio de la luz que supone un 19% más de la subida que hizo el Partido Popular que tanto criticaron en su momento.

Es curioso, cuando gobernaba Mariano Rajoy toda la oposición por aquel entonces y que hoy están en la Moncloa, criticaban duramente la subida del precio de la luz a un 8 % aquel enero del 2017.  Acusaban al Partido Popular de criminales e indecentes, entre ellos el actual ministro de energía Alberto Garzón, el vicepresidente del gobierno Pablo Iglesias y el presidente Pedro Sánchez.  Alguien debería preguntarse por qué un gobierno de lo “social”, defensor de las familias más vulnerables en este contexto tan delicado, permite que el precio de la luz se dispare un 27% y más teniendo en cuenta que la pandemia obliga dadas las restricciones de cada CCAA  a permanecer  lo máximo posible en el domicilio para evitar los contagios.

La respuesta es bastante clara, del por qué un gobierno social-comunista que fue tan crítico con la derecha española cuando subieron el precio de la luz ahora carece según ellos de mecanismos para impedir la subida. Pablo Iglesias, que es el presidente real en la sombra y eso es algo que muchos sabemos pero el PSOE hace esfuerzos en negar lo evidente, tiene la intención de sea como sea llevar a cabo cada una de sus medidas. El líder de Podemos es un claro defensor junto a todo su equipo de la nacionalización de las eléctricas, por eso en el contexto en el que estamos, una subida del 27% ligado al argumento de que las empresas privadas no tienen carácter social, es el escenario perfecto para que en un período de tiempo no muy largo tengamos encima de la mesa una propuesta de nacionalizar  las eléctricas y que el estado controle el mercado. 

La OMIE que es el encargado de gestionar la totalidad de los mercados eléctricos (diarios e intradiarios) de toda la Península Ibérica y que depende del gobierno, tiene una fórmula matemática para el cálculo de los precios,  de forma que bajo una alta demanda de la electricidad que viene determinada por las fechas en las que estamos y el contexto, provoca el alza considerablemente del precio de la luz que es precisamente lo que la izquierda criticó en su momento al Partido Popular cuando se gestionó tal fórmula. El gobierno de España, sabía perfectamente dado que no modificó la fórmula, que en el período invernal y con una nueva oleada de contagios la demanda de la electricidad iba a incrementarse y no hizo absolutamente nada porque le interesa.

El gobierno está callado y la izquierda española exactamente lo mismo, porque detrás de sus silencios cómplices se escuda la estrategia de llevarnos a un país donde las grandes empresas con recursos que en su momento fueron de gestión 100% pública, sean nacionalizadas al servicio del nuevo socialismo y del comunismo. Esa es la realidad clara y notoria, de la pasividad de actuación en esta materia del gobierno

Comentarios