jueves 6/8/20

Qué hay que saber de la nueva Ley del Juego

En España el fenómeno de las apuestas deportivas y del juego online ha experimentado un aumento en el volumen de negocio y en el número de usuarios que pocas industrias han podido experimentar jamás. Pero este fenómeno no atañe solo a España, es algo que se está dando en multitud de países europeos y del resto del mundo. Por ejemplo, en Sudamérica las apuestas deportivas también están teniendo mucho éxito. Si ponemos la vista en Europa, el Reino Unido sigue siendo el paraíso de las apuestas deportivas, el lugar donde más tradición existe a la hora de utilizar los conocimientos –y a veces la suerte- para adivinar los resultados de los encuentros deportivos
Qué hay que saber de la nueva Ley del Juego

A las apuestas deportivas hay que añadir otro tipo de juegos de azar que también están pegando fuerte: los casinos online, plataformas como Casino Professor, que comparan casinos en línea donde podrás jugar a la ruleta, al póker, las máquinas tragaperras, entre otros juegos. 

El juego, una actividad legal regulada por la DGOJ

El auge del juego en todas sus variantes ha hecho que todas las miradas se centren con exhaustividad en esta actividad. Muchas son las voces que se han alzado en contra del juego y que exigen cambios profundos que prohíban las casas de juego o que, al menos, limiten su margen de maniobra.

Lo cierto es que el juego genera más de 4.000 millones de euros de media al trimestre en España. Y este año se prevé especialmente generoso con la disputa de los Juegos Olímpicos, de la Eurocopa de Fútbol y de la Copa América, debido a que este tipo de competiciones llaman la atención de los apostantes habituales y, sobre todo, de los apostantes ocasionales y recreativos: apostantes esporádicos que aprovechan que están viendo una retransmisión deportiva para darle un poco más de aliciente con una apuesta, que, para este perfil de jugador, no suele ser muy elevada; pero ya se sabe que muchas pequeñas cantidades hacen un mucho.

Huelga decir que el juego en España se trata de una actividad económica legal. Su regulación depende de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), un organismo que se encarga de organizar y vertebrar todo lo relacionado con el juego en suelo español para, principalmente, proteger los derechos de los participantes y conseguir que el juego sea una experiencia que cumpla con todas las garantías de seguridad. Se puede obtener información valiosa de este organismo en la página ordenacionjuego.es.

Una de las principales funciones de la DGOJ es la de tramitar y conceder las licencias que son imprescindibles para poder operar en España. Sin esa licencia, aunque el juego sea una actividad legal, si una operadora comenzase su actividad estaría incurriendo en un delito y tendría que ser sancionada. De estas sanciones también se encarga la DGOJ.

La ley por la que se rige el juego fue promulgada en el año 2011, hace ya 9 años. Como el panorama ha evolucionado tanto y la ley tan poco, desde el Ejecutivo pretenden reformar la ley para hacerla más completa y acorde a los tiempos. La idea de la reforma no es exclusiva del nuevo Gobierno de coalición, sino que el anterior Gobierno, presidido por el popular Mariano Rajoy, ya tenía intención de modificarla.

La formación del Gobierno de coalición ha supuesto la llegada de una serie de cambios. En lo que respecta al juego, esta actividad pasará de ser dependiente del Ministerio de Hacienda a estar bajo la supervisión del nuevo Ministerio de Consumo, cartera asignada a Alberto Garzón.

El asunto del juego se ha convertido en una de las prioridades del ministro y en la mañana del pasado 17 de febrero presentó ante los medios de comunicación un par de las medidas con las que pretende hacer frente al éxito del juego, tanto online, como presencial.

En primer lugar, Garzón pretende prohibir la publicidad que las casas de apuestas y los casinos en línea hacen de los bonos de bienvenida. Estos bonos son un reclamo que las casas de juego lanzan para que los usuarios se decanten por una determinada casa de juego en detrimento de otra. Resulta, también, una forma perfecta con la que las operadoras fidelizan clientes y les mantienen activos en sus cuentas. Asimismo, limitará a 100 euros como máximo la cantidad que las casas de juego podrán regalar con estos bonos de bienvenida. La justificación ofrecida por el ministro es que la promesa de un “dinero gratis” incita a los jóvenes a entrar de lleno en el mundo del juego.

En segundo lugar, la propuesta del Ministerio de Consumo pretende que la publicidad de las casas de apuestas quede marginada en la parrilla televisiva y radiofónica y desterrada de los mejores horarios, limitando a 4 el número de horas que las casas de juego podrán anunciarse. Además, el horario en el que las operadoras de juego podrán anunciarse quedará reducido al espacio de tiempo que va desde la 1 hasta las 5 de la madrugada.

Comentarios