martes 24/11/20

Rewinder y sus “rewinders” logran que 15.000.000 de mascarillas desechables no lleguen al mar

2020 ha tenido un elevado impacto en la salud de las personas, en todas sus esferas. Pero no hay que olvidar lo que miles de desechos generados durante la pandemia han hecho a la salud medioambiental

Una marca ha creado mascarillas desechables ecológicas para disminuir el efecto de los desechos plásticos en ecosistemas marinos durante esta catástrofe sanitaria.

Es necesario detener el impacto de la pandemia en el ambiente

La OMS asegura que durante el año se producen más de 12 millones de muertes relacionadas con el medio ambiente. Estas cifras demuestran la necesidad de crear estrategias que reduzcan el impacto de las acciones humanas en el ambiente. En vista de ello, Rewinder está fomentando el uso de sus mascarillas ecológicas para minimizar el impacto de la pandemia en los océanos.

Crear entornos saludables es necesario ahora; pues las acciones tomadas repercutirán de manera positiva o negativa en el ambiente y sus especies. Por supuesto, frenar la pandemia por COVID-19 es prioridad. Sin embargo, disminuir el impacto de los residuos plásticos en los océanos también es importante; pues a futuro la contaminación incidirá en la salud humana.

Rewinder crea mascarillas reutilizables para combinar esfuerzos en detener la propagación del virus SARS-CoV-2 y a la vez, contribuir a la sostenibilidad del medio ambiente. Sin embargo, también ha creado modelos de uso único, que no afecten el entorno natural de las especies.

Esta campaña de ventas a favor del medio ambiente ha tenido el apoyo de miles de usuarios de la marca. Solo de esta manera, la iniciativa podrá evitar que los desechos plásticos lleguen al mar y dañen el ecosistema marino.

Menos mascarillas en el mar, menor impacto ecológico

Como parte de una campaña de concientización, Rewinder pone en marcha una estrategia de venta que aborda dos crisis actuales. El primer paso fue crear una mascarilla práctica, cómoda y que favorezca el medio ambiente.

La estructura de esta mascarilla impide filtraciones de agua y humedad, para así evitar el contagio por cepas virales. Además, es una mascarilla fabricada con materiales que son amistosos con el medio ambiente. Rewinder no se quedó allí y confeccionó un nuevo modelo que tiene la capacidad de inactivar el virus causante de la COVID-19.

Este nuevo modelo ha sido bien acogido y por eso el océano no recibirá al menos 15 000 000 de desechos en forma de mascarillas. La mascarilla contra el COVID-19 cuenta con un tejido que impide la filtración de líquidos al 100 % y, además, cuenta con poder antibacteriano.

No implementar medidas protectoras ahora puede ocasionar la desaparición de los entornos naturales en menos tiempo del que pensamos. Por ejemplo, las mascarillas desechables de plástico han terminado en los océanos, afectando la salud acuática. Por eso se ha vuelto una necesidad atender esta problemática, a la par de la pandemia.

El futuro del bienestar ecológico está en acciones que se tomen ahora mismo. Por esa razón, Rewinder ha puesto en marcha su estrategia de marketing ecológico, a través de mascarillas eficaces pero amigables con el medio ambiente. De esta manera disminuyen el impacto de la pandemia en el ecosistema, especialmente el marino.

Comentarios