sábado 30.05.2020

Reformas integrales de viviendas en el siglo XXI

Si se piensa en una reforma de la vivienda, es indispensable saber qué tipo de reforma se quiere y cómo debe hacerse. Lo mejor es estar informado acerca de los criterios actuales respecto a ese tema por todas las implicaciones que conlleva
Reformas integrales de viviendas en el siglo XXI

Una reforma tradicional básicamente implica una restauración, ampliación redistribución de espacios y algo de fontanería y carpintería. Mientras que una reforma adecuada a la actualidad se basa en el passive house o casa pasiva, por cuanto significa pensar en la eficiencia energética y en el confort de toda la familia.

La reforma integral passive house o casa pasiva

No es necesario cambiar de casa, piso o barrio para tener un hogar de la mejor calidad, tan solo basta con aplicar algunos fundamentos de lo que hoy se conoce como passive house y adaptarlo a la vivienda que ya se posee.

De hecho en las grandes ciudades de España, sobre todo en las zonas céntricas, es frecuente las reformas de pisos en edificios de más de cincuenta años. Pero como sucede en la mayoría de las reformas integrales son solamente estéticas, o restauraciones o cambios de puertas, ventanas o tabiques.

Sin embargo cada vez son más los que a la hora de hacer reformas integrales en Madrid que se preocupan por la eficiencia energética y un mayor confort bajo la óptica y los estándares del passive house que se basa en cinco principios.

  1. Óptimo aislamiento térmico. Según el aumento del espesor de los aislamientos en este tipo construcciones o reformas, la pérdida de calor es muy poca, por lo que el uso de la calefacción se considera casi nulo.
  2. Eliminación de los puentes térmicos. Consiste en evitar toda discontinuidad de los materiales como las juntas y las esquinas para eliminar esos puntos fríos en el interior del piso o casa. Se disminuye el consumo de energía, se evitan derivados de la condensación como los hongos y se consigue un inmejorable confort térmico.
  3. Puertas y ventanas de gran aislamiento. Ambas son puntos débiles de las viviendas por la pérdida de calor o frío. Por eso es imprescindible que se usen vidrios de excelentes calidad y la mejor carpintería. Además, hay que tener en cuenta su correcta orientación e instalación para garantizar un ambiente de alta eficiencia energética.
  4. Hermeticidad del aire, lo que impide molestas corrientes y considerables pérdidas energéticas sobre todo en las temporadas más frías del año. De esta manera se controla mejor la temperatura interior de la vivienda y los gastos de energía por los sistemas de climatización son mínimos o casi nulos.
  5. La ventilación mecánica de este tipo de viviendas dispone de un intercambiador o sistema de filtros que recupera el calor interior en más de 90%. Tanto en invierno como en verano este sistema permite acondicionar el aire interior con un mínimo consumo de energía.

Grandes beneficios

Es importante saber que en las viviendas construidas o reformadas con el estándar passive house, la demanda de refrigeración o calefacción reduce el consumo de electricidad a 15 KWh por metro cuadrado, lo que representa respecto a una vivienda tradicional un ahorro en climatización de entre el 80 y el 90%.

No solo se trata de ahorro energético y de dinero. Los beneficios para la salud, el medio ambiente y el ámbito social son también muy importantes. No son pocos los estudios que revelan su condición para la salud de sus habitantes por su sistema inteligente para renovar el aire, el cual ayuda a la prevención de infecciones y enfermedades de las vías respiratorias.

Además, se obtiene una temperatura agradable durante todo el año y sin drásticos cambios térmicos en el interior de la vivienda. El aire se renueva continuamente sin que sea necesario abrir las ventanas. No se concentran malos olores ni se producen condensaciones que originen moho y hongos.

Una reforma integral passive house es desde todo punto de vista beneficiosa para la calidad de vida y la economía familiar. El resultado es una vivienda adaptable a los gustos y usos de quienes la habitan con sustanciales valores añadidos en confortabilidad, salud, eficiencia y rentabilidad.

 Si de precios se trata

Aseguran muchos expertos y especialistas en este tipo de construcción o reformas de viviendas que su precio no es mucho mayor que en el de las viviendas tradicionales. Una de las razones que se alega es que en la medida en que sean más solicitadas, la competencia entre los fabricantes de sus componentes reducirá las diferencias actuales.

Y la razón de mayor peso es que una reforma integral passive house a la postre significa un importante ahorro a corto y largo plazo para sus propietarios por el bajo o casi nulo consumo de energía eléctrica.

En cualquier caso, un coste inicial algo mayor que el de otro tipo de reforma o construcción también deberá tener en cuenta que los gastos de mantenimiento son considerablemente inferiores, aparte de lo que seguramente se ahorrará en otros gastos vinculados a la salud, debido a la mejora de la calidad de vida y sus beneficios inmediatos para el bienestar personal y el medio ambiente donde se vive.



Comentarios