martes 30/11/21

Empresas como Wizink, Vivus, Creditea o Moneyman, por citar algunas, se aprovechan de ello y, utilizando una publicidad en la que todo son ventajas, ofrecen créditos que parecen maravillosos pero que en realidad son una trampa.

Millones de personas en España son titulares de un crédito “revolving” o de pago aplazado, que supone que el consumidor se pase años y años pagando una cuota mientras la deuda que adquirió apenas se reduce. Afortunadamente llevamos ya un tiempo asistiendo a la anulación sistemática de este producto financiero por parte de jueces y tribunales.

El problema es que, además del perjuicio que estos créditos revolving le ocasionan al consumidor, cuando éste no puede pagar las cuotas se le incluye en un fichero de morosos – ASNEF es el más conocido pero hay otros como BADEXCUG por ejemplo – con el consiguiente descrédito para su reputación y el perjuicio añadido de que le denegarán cualquier préstamo que pida.

La plataforma Reclama-Revolving está especializada en reclamaciones por inclusión indebida en ficheros de morosidad, una circunstancia que afecta a cientos de miles de consumidores y contra la que se puede reclamar con éxito.

La función de los ficheros de morosidad es legítima, pero no lo es el uso que entidades como Wizink hacen de ellos al usarlos como amenaza para que el consumidor pague su deuda, sobre todo si se trata de una deuda con la que el supuesto deudor no está de acuerdo. Lo cierto es que no se puede incluir a nadie en un fichero de morosidad por una deuda controvertida. Y si eso ocurre, el afectado no solo tiene derecho a que saquen sus datos del fichero en cuestión, sino que puede reclamar una INDEMNIZACION por los perjuicios sufridos.

Comentarios