lunes 12/4/21

Sociedad

¿Qué puede hacer un centro de día por las personas mayores?

anciana

Un centro de día es un espacio al que acuden las personas de la tercera edad. Según su grado de dependencia, el usuario podrá disfrutar de unos servicios u otros.

Hoy en día, dado que hay un alto porcentaje de población mayor, existen muchos centros de día por toda España. Por ejemplo, Salus Mayores tiene cuatro espacios solo en Madrid. Están atendidos en todo momento por profesionales de la salud (médicos, fisioterapeutas, psicólogos, enfermeros, etc.) que ofrecen cuidados para que tengan bienestar y una mayor calidad de vida. Acudir a un centro de día tiene muchas ventajas y ahora entenderás por qué.

¿Qué se puede hacer en un centro de día?

Cuando una persona acude a un centro, raras veces abandona. Los mayores se encuentran muy a gusto porque allí hacen muchas actividades que les hacen "sentirse vivos". Muchos mayores, por diversas razones, pasan el día solos y el centro de día es para ellos un verdadero hogar. Están rodeados de amigos y de buen trato por parte del personal que trabaja allí. Además, ¡hacen hasta excursiones! Todo va en función de lo que le permita su diagnóstico. Hay otros que son más dependientes, como los enfermos de Parkinson y Alzheimer, y necesitan rehabilitación u otro tipo de terapias, pero gracias a estos tratamientos su calidad de vida mejora notablemente.

Realizan actividades tanto individuales como en grupo y van variando según el progreso de cada paciente. Pueden hacer muchas cosas porque las instalaciones están adaptadas a sus limitaciones y, por tanto, libres de barreras arquitectónicas. Así es menor el riesgo de accidentes y caídas. Puede ocurrir, pero, en ese caso, cuentan con profesionales que acudirán en su ayuda y les atenderán de inmediato.

Ventajas de ir a un centro de día

Son muchas las actividades que se desarrollan en el centro de día. Por eso, proporciona calidad de vida, ya que mejoran su autoestima. Cuando llevan un tiempo, los mayores aprenden, se sienten más capaces de hacer cosas que antes no hacían y eso les da seguridad, los motiva a seguir y, por tanto, a progresar. Es un proceso cíclico que a largo plazo les satisface muchísimo.

Otras ventajas son:

  1. Mantienen el cuerpo activo. Realizan actividades físicas, por lo que también fomenta la independencia.
  2. Desarrollan actividades cognitivas que favorecen a la mente. La cognición es, junto con la memoria y el bienestar emocional, uno de los aspectos más afectados por la soledad, tan frecuente entre la población mayor y una de las principales razones por las que este colectivo acude a un centro de día. De esta manera, contribuyen a sociabilizar.
  3. Motiva y mejora el entorno familiar. Es una forma de dar apoyo a las familias que no pueden acompañar a los mayores durante todo el día.

 

Siempre que se trate de salud, es un buen momento para acudir a un centro de día y si cuenta con las calidades y cualidades de Salus Mayores, mucho mejor. No olvides que un centro de día es "la vigilancia de la salud".

Comentarios