Viernes 17.08.2018
Desaparición de Registro y Juzgados de Paz

El personal de la justicia critica a PSOE Y Ciudadanos

El parlamento rechaza la toma en consideración de la reforma del registro civil debido a la oposición de PSOE y Ciudadanos

En la tarde de ayer ha tenido lugar en el Pleno del Congreso de los Diputados el debate y votación para la toma en consideración de la proposición de ley del grupo Popular para modificar la Ley 20/2011 del Registro Civil.

Para el Sector de la Administración de Justicia de FSC-CCOO, el debate ha servido “para desenmascarar las posiciones de los principales partidos políticos y para comprobar que este Ministerio de Justicia es incapaz de conseguir consensos para solucionar la más que preocupante situación de nuestra Administración de Justicia”.

El Partido Popular ha presentado esta proposición de ley al dictado del Ministerio de Justicia que había aceptado dos de las principales reivindicaciones sindicales: el mantenimiento del Registro Civil en el ámbito de la Administración de Justicia y el mantenimiento también de todas las oficinas actuales de los partidos judiciales y Juzgados de Paz.

El PSOE ha votado en contra manifestando abiertamente que no está de acuerdo en que se mantengan abiertas las oficinas de los partidos judiciales y Juzgados de Paz, tal y como contempla el texto original de la Ley 20/2011. Esta misma posición ha servido a Ciudadanos para argumentar su abstención.

Para CCOO, ni al PSOE ni a Ciudadanos les ha parecido preocupante la necesidad de prestar un servicio público cercano y accesible a toda la ciudadanía, ni el futuro de los más de 4.500 puestos de trabajo que actualmente hay en los registros civiles. Unidos Podemos también ha votado en contra.

La propuesta de Ley del PP no va a ser tramitada, por tanto, en el Congreso y, en este estado de cosas, la situación actual solo queda una proposición o de Ley Unidos Podemos.

Desde CCOO dudan de que la propuesta de Unidos Podemos fuese apoyada por ningún grupo, o al menos por la mayoría suficiente para ser aprobada, ya que contiene, por un lado, la recuperación de lo privatizado que rechazan el PP y Ciudadanos, y, por otra parte, el mantenimiento de las actuales oficinas en todos los partidos judiciales y en los Juzgados de Paz, que no van a apoyar PSOE y Ciudadanos según han manifestado hoy.

Si no se aprueba ninguna modificación de la Ley 20/2011, ésta debería entrar en vigor con su articulado original el 1 de julio de este mismo año con efectos perniciosos para el personal de la Administración de Justicia y la ciudadanía:

Los Registros Civiles salen de la Administración de Justicia y el personal funcionario que los ocuparía sería también de otras administraciones. Solo quedaría una oficina del Registro Civil en cada comunidad autónoma y, en el mejor de los casos, una más como máximo por cada 500.000 habitantes, y los Juzgados de Paz perderían las competencias delegadas en materia de Registro Civil, con las gravísimas consecuencias que tendría para la ciudadanía y para el empleo.

Entraría también en vigor la modificación operada en la Ley de Jurisdicción Voluntaria, por la que los expedientes previos al matrimonio civil se harían ante notario, previo pago de aranceles. Estas importantísimas transformaciones necesitarían una serie de medidas (nuevas instalaciones y edificios, personal con la necesaria formación, desarrollos informáticos aún en fase de adjudicación…) que, en opinión de CCOO, harían imposible desde todo punto de vista su puesta en marcha.