miércoles 25/11/20
SE DESNUDA EN ‘INDOMABLE’

Pelayo: “Cuando tenía 15 años estuve a punto de ahogarme”

El famoso estilista televisivo se estrena en el mundo de la literatura con una obra muy personal. En su presentación ha contado intimidades tales como que se considera fetichista en el sexo o que hay una parte específica del cuerpo en la que se fija a la hora de buscar chico 

Pelayo Díaz. | Estrella Digital
Pelayo Díaz. | Estrella Digital

Su nombre comenzó a sonar en las revistas de sociedad a raíz de su noviazgo con el diseñador David Delfín, de quien era su director de Accesorios. Ahora Pelayo Díaz no es solo uno de los estilistas del exitoso programa de Telecinco 'Cámbiame', sino que se ha convertido en todo un icono de moda, un 'blogger' de culto, un 'digital influencer' internacional.

Prince Pelayo (así se le apoda y conoce en las redes sociales) ha presentado este martes en el hotel InterContinental de Madrid su primer libro, 'Indomable', una obra en la que el ovetense ha desnudado su cuerpo y su alma, pese a que no indaga demasiado en sus relaciones sentimentales: “No soy pudoroso, pero pienso que si no dejamos nada para nosotros mismos estamos vendidos. Me encantan los secretos y los enigmas, eso es lo que hace que al final yo sea quien soy. No me considero nada tímido, lo hago también por educación, por la otra persona, porque yo no tengo derecho a desvelar nada de otra persona, no soy nadie”, explica el 'it boy', y apostilla: "No hablo de mis relaciones sentimentales porque no me parece que sea un libro para eso. Es un libro para la gente curiosa, no cotilla”.

De la lucha contra la enfermedad de su ex, David Delfín, prefiere no hablar (el modisto ha sido intervenido recientemente de un proceso maligno), pero sí le dedica unas bonitas palabras: “Él es una persona indomable, de las personas más indomables que conozco. Le tengo muchísimo cariño, nos llevamos superbien y le quiero un montón”.

Su infancia, su adolescencia, su madurez. Sus lugares, iconos y personas favoritas. Pelayo se emociona en la presentación al hablar de estas últimas, de esas personas imprescindibles en su vida (como su madre, su padre, su hermana, sus abuelos, y amigos como Natalia Ferviú o Gala González) y a las que dedica capítulos muy especiales: “Creo que las personas somos una mezcla de los viajes que hacemos, las películas que hemos visto y las personas que conocemos. Es lo que nos define".

IMG_6136

De cuando era niño recuerda el colegio de monjas al que iba (cuyo nombre prefiere no desvelar) con no demasiado cariño, lleno de "normas" y con una profesora que obligó a sus amigas a que no le hablaran porque lo "normal" era que tuviera amigos de su mismo sexo: "Era una persona que estaba equivocada. Quiero pensar que ella creía que me estaba llevando por el camino correcto. No le guardo rencor porque creo que eso nos pudre por dentro. Lo conté como algo anecdótico, porque hay veces que vas de fuerte por la vida y la gente cree que eres frío, o que no has sufrido. Yo lo he pasado muy mal, he tenido baches, pero con lo que me quedo es que siempre me he vuelto a levantar después de cada tropiezo. Y ese colegio fue un tropiezo". Aunque habla de sus educadores, prefiere no ahondar en el tema de la religión, aunque deja clara una cosa: "Creo que hay muchos temas que, si están basados en la religión, contaminan el sentido común".

La biografía cuenta con numerosos documentos gráficos que ayudan a escenografiar la alocada vida del artista, además de desvelar uno de los secretos mejor guardados del joven de 29 años: el significado de sus tatuajes. Pese a que le encantan, no se considera un fetichista de los mismos, aunque sí admite serlo en la cama: “Soy fetichista para el sexo. Pero no para lo demás, simplemente me encanta documentar las cosas, y lo mismo me pasa en el cuerpo, considero mi cuerpo un lienzo. Cuando me los miro no veo tatuajes, es como cuando te miras las manos y ves cinco dedos. Los veo y me parece que es lo que hay que tener”.

Siempre independiente y con las ideas claras, descubre que eso de no seguir las normas es algo que le ha dado resultado en la vida: “No creo en las reglas. En el colegio en el que estudié tenía demasiadas. Uno tiene que ser como uno quiera, pero siempre con educación y sin hacer daño a nadie. Realmente siempre he hecho lo que me ha dado la gana, y siempre me ha funcionado, de ahí el ‘Indomable’ del título del libro”.

Una curiosidad es que habla de la muerte con una naturalidad asombrosa, y llega hasta el punto de descubrir al mundo que estuvo a punto de morir: “Como James Dean murió a los 27 años, siempre pensé que iba a morir joven. Soy muy consciente de ella, y creo que me sirve para, a la hora de dejar las cosas para otro día, no posponer y hacerlo siempre cuando se me ocurren. Afronto la muerte como un hecho, no le tengo miedo. Cuando tenía 15 años estuve a punto de ahogarme bajando el río Sella, cuando bajaba en piragua, y ahí fue cuando pensé que iba a hacer siempre lo que quisiera”.

Sincero y optimista, así se presenta este fenómeno social en su primera aventura dentro del mundo literario, donde desvela otros muchos secretos hasta el momento inconfesables.

Comentarios