lunes 30.03.2020

Mar Targarona: "Nunca hablamos de los héroes españoles"

La cineasta catalana Mar Targarona, directora de "El fotógrafo de Mauthausen", ha lamentado este lunes que el cine nunca hable "de los héroes españoles", porque "siempre nos tiramos piedras en el tejado" y "somos un país un poco suicida"

Mar Targarona: "Nunca hablamos de los héroes españoles"

"Vale la pena poner en valor que hay hombres grandes que han hecho cosas de mucho valor", ha afirmado en rueda de prensa Targarona, que participa este lunes y martes en Málaga en el ciclo de Encuentros con Directores de Cine de la Fundación Unicaja.

En su faceta de productora, ha participado en la película de Isabel Coixet "Elisa y Marcela", basada en la historia real de dos mujeres gallegas que se casaron por la Iglesia en 1900.

"Nos gustan los proyectos con cierta fuerza, más allá de la diversión, el placer y todo esto, porque no vamos a flagelarnos, pero había que contar esta historia porque, además de ser increíblemente actual, estas cosas tienen que salir a la luz", ha resaltado sobre la cinta de Coixet.

Con "El fotógrafo de Mauthausen" quiso hablar de los alrededor de 7.000 republicanos españoles que estuvieron encerrados en ese campo de concentración después de abandonar España tras la Guerra Civil, ser reclutados por el ejército francés y caer en manos de los nazis.

Uno de ellos fue el fotógrafo catalán Francesc Boix que, junto a otros españoles, luchó para salvar los negativos que los alemanes querían destruir "cuando vieron que iban a perder la guerra e intentaron eliminar las fotos que dieran muestra de su salvajismo".

A Targarona le llamó la atención cómo en ese momento, los años 40, ya se descubrió la importancia de la imagen, algo que tenían claro los nazis, "con la imagen tan cuidada de Hitler, las grandes paradas o los documentales impresionantes de Leni Riefenstahl".

Las fotografías salvadas por Boix serían después "determinantes" en los juicios de Núremberg "para demostrar que nazis que habían dicho que no estuvieron en Auschwitz o Mauthausen sí estaban allí".

"Quería una película didáctica, que se entendiera muy bien, no algo estrambótico e inconexo, y que la gente joven sobre todo entendiera el proceso y lo que pasaba ahí dentro. Conté que dentro del campo de concentración había un prostíbulo y una cárcel", ha explicado.

Durante el desarrollo del proyecto pensó que otro cineasta podría dirigirlo, pero la historia le "gustó demasiado" y, como era la productora, decidió ser también la directora.

"Soy muy amiga de Agustí Villaronga y pensé que él podría también dirigirla, y la habría hecho más cruel aún. Lo pensamos y lo hablamos, pero no le apeteció y me la quedé yo".

Targarona, que se siente "con fuerzas para dirigir una película cada año", tiene dos proyectos pendientes, uno del que está acabando el guion, y que se titulará "El Cuco", y otro "más de arte y ensayo", que se llamará "Dos" y que le está "costando más financiar".

Como productora, también ha podido apoyar en sus inicios a cineastas como Juan Antonio Bayona, Guillem Morales u Oriol Paulo, y asegura que se puede detectar cuando hay un director importante en ciernes.

"Se ve clarísimo la gente que tiene talento, y él (Bayona) además es un culo inquieto, y también Guillem y Oriol. Parece que todo el mundo lo puede hacer todo en el cine, pero lo pueden hacer solo los talentos, y en todos ellos se veía el talento". 

Comentarios