martes 7/12/21

Madrid pide "zonas de seguridad" contra "acosadores" en clínicas de aborto

El pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado una proposición que insta a garantizar el derecho de las mujeres a abortar “en libertad”, para lo que llama a crear “zonas de seguridad” en el entorno de las clínicas acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo, donde las mujeres a menudo sufren “acoso y hostigamiento” por su decisión

clinica aborto (1)

La propuesta presentada por Más Madrid ha sido apoyada este martes por PSOE, Ciudadanos (Cs) y el grupo mixto, y han votado en contra PP y Vox, tras un debate en el que se ha recordado que la semana pasada el Congreso aprobó una proposición de ley para que el Código Penal penalice este acoso a las mujeres que interrumpen voluntariamente su embarazo.

Según el texto aprobado en el Consistorio de la capital, se deben establecer zonas donde se garantice “la intimidad de las mujeres, su integridad física y moral, y su derecho a la libre circulación”.

Además, la proposición de Más Madrid también insta a que se retiren las subvenciones públicas a aquellas entidades privadas que participen o fomenten el “acoso” y que, además, en ocasiones difunden “información falsa” sobre el aborto.

La concejala de Más Madrid Carolina Pulido ha defendido que en España el aborto es un derecho “conquistado por las mujeres y reconocido jurídicamente” y ha pedido directamente al alcalde, José Luis Martínez Almeida (PP), que emprenda medidas para que ese derecho de las mujeres se cumpla plenamente, pese a los grupos “antiderechos” que tratan de impedirlo.

“Tiene que gobernar para todos, pese a su ideología retrógrada y aunque le incomode el aborto”, le ha dicho Pulido, quien considera “intolerable” que desde 2000 haya más de 8.000 mujeres que se han visto “increpadas y coaccionadas” cuando ejercían este derecho.

En contra ha votado Vox, alegando que no han encontrado “ni una denuncia” de mujeres acosadas, porque es una situación que entienden que "no existe”; y argumentando que tratar de evitar las manifestaciones en las clínicas “no es democracia, es totalitarismo”.

En esta línea, la concejala de Vox Arantxa Cabello ha sostenido que “el aborto no es un derecho, es una desgracia”, y ha asegurado que las mujeres que acuden a abortar “no reciben la información necesaria sobre otras alternativas”, pese a que lo exige la ley.

El PP ha votado en contra porque, según su portavoz, Inmaculada Sanz, la libertad de manifestación y de expresión “también debe ser respetada”, igual que la de los médicos objetores.

No obstante, los populares han reconocido que si hay casos de “acoso o violencia” deben “denunciarse y sancionarse”, algo que el PP apoya siempre “ante cualquier escrache, a título individual o colectivo”. EFE

 

Comentarios