Lunes 25.06.2018
relaciones amorosas

Las tres claves para seducir en una cita

Los seres humanos somos seres sociales que necesitamos interactuar los unos con los otros para desarrollar relaciones personales. En cuestiones de amistad o familiares lo tenemos más o menos más fácil que en las relaciones amorosas, en las cuales no todo el mundo tiene la suficiente seguridad o desarrolladas técnicas que les permitan ligar y seducir a otros

Las tres claves para seducir en una cita.
Las tres claves para seducir en una cita.

La mayor parte de nuestra vida buscamos a nuestra pareja ideal pero también nos gusta tener relaciones de corta de duración en las que el objetivo es disfrutar de un momento agradable y quizás, pasional. Hoy en día tenemos a disposición numerosas herramientas que podemos utilizar con el fin de ligar, siempre podemos acceder a través de Internet a un chat hot  o sitio especializado en personas solteras donde se pueden concertar citas.

Ahora bien, una vez que tenemos una cita y tenemos que seducir a la otra persona, ¿cuáles son las mejores técnicas y trucos que podemos poner en práctica para seducir y no fracasar en el intento?

Fomentar la complicidad y recurrir al humor

La complicidad es un factor muy importante que influye de manera positiva en el juego de la seducción. Cuando se desarrolla la complicidad entre dos personas se crea un espacio común e íntimo, en el que las dos personas se sienten más seguras y mayor confianza para mostrarse tal y como son, lo que aumenta el atractivo y el deseo en cualquier relación.

Para crear un espacio de complicidad podemos recurrir al humor, este es un recurso infalible porque reírse y pasarlo bien es uno de los principales objetivos en cualquier cita. Podemos hacer uso de frases picantes, que usadas en su contexto adecuado pueden romper el hielo entre dos personas además de seducir. Por normal general, cuando estamos conociendo a una persona por primera vez hay un poco de tensión y estrés por parte de ambas partes, si conseguimos que la otra persona se ría se creará un ambiente relajado y divertido gracias al cual nos será más fácil conectar con nuestra cita.

Trabajar en nuestra actitud

Al acudir a una cita, una de las cosas que más puede influir en el desarrollo de esta es la actitud que tengamos. Para todo en esta vida necesitamos tener una buena actitud, que nos permitirá salir bien de cualquier situación de consideremos un poco complicada.

Previamente a la cita podemos trabajar en nuestro carácter y carisma, fomentando las partes de nosotros mismos que puedan parecer más atractivas a la otra persona. Durante la cita, podemos hacer uso de frases para seducir a un hombre o a una mujer, no obstante, hay otras muchas cosas que podemos hacer que demuestren una buena actitud por nuestra parte como ser educados, saber escuchar en todo momento, hacer las preguntas adecuadas y preocuparnos por los intereses de la otra persona.

Buscar o crear un espacio idóneo para la cita

El lugar en el que se desarrolle la cita es casi igual de importante que todas las demás cuestiones. No es lo mismo tener una cita en un bar lleno de gente que organizar un picnic al aire libre, en el que las dos personas puedan interactuar de forma más fácil y sin distracciones.

Para las primeras citas es recomendable buscar sitios en el que las dos personas se puedan conocer en un ambiente tranquilo como lo puede ser un restaurante, un paseo por el parque o un desayuno en una cafetería chic. En cambio, para las citas posteriores en las que queremos conocer a la otra persona en mayor profundidad podemos organizar una cena romántica en nuestra casa, en la que no pueda faltar una increíble fuente de chocolate con frutas, considerada como un potente afrodisíaco que puede dar a pie a un juego de seducción sin fin, y una buena música de fondo que pueda dar tema de conversación desde el primer minuto.

Para la organización de citas románticas en nuestra casa es fundamental crear el ambiente apropiado para ello, para ello podemos seguir un par de consejos que nos llevarán al éxito. Por ejemplo, en lugar de utilizar luces directas, podemos poner velas por toda la casa y encender sólo las luces tenues, creando un espacio muy íntimo. También es muy importante despejar toda la zona en la que se va a encontrar la cena, sin objetos de por medio que estorben y que la mesa sea el centro de toda la atención. Tampoco podemos preparar una cena muy pesada, siempre se aconseja cocinar platos ligeros con el acompañamiento de un buen vino escogido adecuadamente para la ocasión.

En definitiva, para conseguir seducir a la otra persona es muy importante prestar atención a todo tipo de detalles pequeños y en crear un ambiente agradable y relajado en el que nos sintamos seguros, confiados y, sobre todo, cómodos.