jueves 2/12/21
Sociedad

El juego y su estrecha relación con el desarrollo de habilidades

En la última década, se ha debatido mucho acerca de las posibles connotaciones negativas de los videojuegos en el desarrollo de la personalidad. También se ha abordado la polémica de la adicción al juego, sobre todo a aquellos en los que participa el factor dinero. Sin embargo, hace sólo unos días la Fejar confirmó que a pesar del aumento de la oferta en este sector concreto, no ha aumentado el índice de ludopatía

blobid1559111700045

Por lo pronto, lo que vemos es que en el sistema educativo reglado cada vez es más frecuente aprovechar las ventajas de videojuegos y juegos online para potenciar el desarrollo de cierto tipo de habilidades, y esto no sólo sucede a las edades más tempranas, sino que el juego es empleado para mejora de capacidades en adultos, sobre todo en deportistas profesionales, y a veces incluso a nivel empresarial tienen lugar iniciativas vinculadas al juego para lograr cohesión en el equipo o entrenar rasgos tan importantes como una buena toma de decisiones para maximizar el perfil de los empleados.

¿Cuáles son algunas de las habilidades que pueden mejorar con cierto tipo de juegos? Las aventuras gráficas enseñan al cerebro a dibujar un mapa mental del espacio donde se lleva a cabo la acción, con lo que mejoran la capacidad de orientación o la percepción de las diferentes dimensiones espaciales, lo que se puede extrapolar a interpretar fácilmente un mapa físico o las indicaciones del GPS, ¡muy práctico para todo tipo de personas! En los juegos de rol o de estrategia, los rasgos trabajados son la capacidad de planificación o incluso las habilidades sociales, si es que hay que interactuar con otros jugadores o personajes. Como cada vez la experiencia en los juegos es más real (véase Red Dead Redemption 2, por ejemplo), las interactuaciones se realizan con auténticas inteligencias artificiales. También en juegos que salen de la pantalla para un contacto real con otros jugadores, como en el caso de airsoft, se entrena la rapidez mental y los reflejos físicos.

En el caso de deportes mentales como el ajedrez o el Texas Holdem Poker que siempre hemos jugado, no sólo se entrenan factores como el diseño de estrategia a medio y largo plazo, sino el cálculo mental y el autocontrol emocional, ya que no sólo en partidas presenciales las emociones pueden jugar una mala pasada: también en el juego online se puede detectar el estado de nerviosismo del oponente, por ejemplo, por la rapidez con la que ejerce su jugada. El poker en concreto se ha puesto mucho de ejemplo porque reúne bastantes habilidades, si es que se juega con cabeza y estratégicamente sin dejar todo en manos de la suerte. Pone a prueba la capacidad de priorización, pero también la de improvisación, y puede ayudar a regular la producción de adrenalina y a desarrollar la paciencia.

No obstante, no deja de ser un juego para mayores de 18 años, pero existe un variado catálogo de juegos en los que se pueden practicar dichas habilidades u otras. Cada vez son más comunes los juegos en los que elegimos un personaje principal con el que avanzar en una historia o mundo de plataformas, que debe a su vez elegir uno o varios acompañantes con distintas habilidades que le ayuden a resolver diversos retos que se presentarán más adelante. Estos títulos (por ejemplo Hungry Dragon) favorecen el desarrollo de una toma de decisiones meditada y discriminativa, en la que se tendrán que evaluar pros y contras de las diferentes opciones. En otros casos, lo que se entrena es la capacidad de organizar el tiempo con que se cuenta: en partidas contra reloj, lo que se debe priorizar es el tipo de acción que se lleva a cabo o el orden en que se realizan las mismas para obtener los mejores resultados en el menor tiempo posible, con lo que la capacidad de planificación con límites temporales se puede entrenar de manera divertida. ¿Dónde podemos encontrar este tipo de entrenamiento? Por ejemplo, Super Mario Run, jugado por grandes y pequeños, obliga a decidir si se quieren recoger muchas monedas o centrarse en las especiales, con tal de llegar a tiempo a la meta.

Otros juegos que se están empleando sobre todo en personas de edad avanzada o en niños son los de formar palabras con un conjunto de letras concreto (Zen Palabras, por ejemplo). En el caso de los más pequeños, ayuda a ampliar y consolidar su vocabulario; en el caso de los mayores, mantiene el cerebro entrenado y mejora su agilidad mental. La agudeza visual también es trabajada en los juegos de “busca y encuentra” de la categoría de misterios (Harry Potter: Hogwarts Mistery, por ejemplo). La lista de habilidades es casi ilimitada, pasando por la capacidad de interpretar instrucciones o de abstracción para comprender historias y empatizar con el protagonista de la acción, e incluso, en muchos casos, la difícil habilidad de evadirse y combatir el estrés puede ser entrenada gracias a la nueva corriente de apps de colorear por números, un género que está triunfando también entre este tipo de público precisamente.

Comentarios