sábado 17/4/21

Sociedad

carmen martínez-bordiú

¿Hace la 'nietísima' apología del Franquismo?

La madre de Luis Alfonso de Borbón pasó una jornada de compras en la que adquirió una biografía de su abuelo

gtres_u267913_006
Carmen Martínez-Bordiú en una imagen de archivo. | Gtres

Carmen Martínez Bordiú ha mostrado su interés por la lectura con dos libros específicos: una biografía de  su abuelo Francisco Franco y un libro del escritor Paulo Coelho. La madre de Luis Alfonso de Borbón poco a poco vuelve a sonreír después de su ruptura con el empresario Luis Miguel Rodríguez. Acompañada de una amiga, disfrutó de una jornada de compras.

En esta nueva etapa de su vida ha encontrado cariño y consuelo en sus familiares y amigos. Tranquila, relajada y muy sonriente, la vimos durante una jornada de compras en un conocido Centro Comercial después de adquirir también algunas cosas en una conocida cadena de ropa de hogar.

Carmen, que sorprendió hace unos meses con el anuncio de su separación sentimental,  afirmó que no había vuelta atrás en su decisión, aunque confesaba que entre ellos "sí ha quedado una amistad" que ella desea que perdure por mucho tiempo. De momento, Carmen seguirá viviendo en la casa que han compartido durante los dos años que han estado juntos.

Ahora Carmen ha encontrado el apoyo de sus amigas para superar esta nueva etapa de su vida en la que de nuevo está soltera. Son momentos delicados para Carmen mientras que para su ex marido José Campos son tiempos de felicidad tras el nacimiento de la pequeña Martina.

Compró una biografía de su abuelo, Francisco Franco, y el nuevo libros de Paulo Cohelo

Muy sonriente, con un look moderno y a la última con leggins con estampado de leopardo, blusa blanca, bailarinas y maxi bolso de color beige, quiso renovar su biblioteca y adquirió dos libros. Uno de ellos se trataba de una biografía de su abuelo Francisco Franco. Una biografía personal y política. También adquirió el libro de Paulo Coelho Adulterio.

A la hora de pagar, Carmen y su amiga se lo pasaron en grande con el dependiente que les atendió. No pararon de reír mientras les preparaba la cuenta y les preparaba los libros adquiridos. Tras las compras se marchó a casa en taxi.

Comentarios