miércoles 20/10/21

La fiesta nocturna regresa a España con la eliminación de las restricciones

Las comunidades van flexibilizando las restricciones en los horarios de bares,  discotecas, la hostelería  en general y los aforos 

Fiesta

Con la mejora de los datos epidemiológicos, por debajo de los 100 casos por 100.000 habitantes, y el avance de la vacunación, próxima a alcanzar el 80 % de la población, las comunidades van flexibilizando las restricciones en los horarios del ocio nocturno, la hostelería y los aforos en la semana que empieza, con la vista puesta en las aglomeraciones, como los botellones en Madrid, Cataluña o La Rioja.

La Comunidad de Madrid estrena este lunes una etapa que se parecerá mucho a la vieja normalidad: los comercios, oficinas, cines y teatros recuperarán su aforo máximo permitido, y la hostelería y el ocio podrán abrir en su horario habitual con un aforo de hasta el 75 % dentro y del 100 % en las terrazas.

Sin embargo, aún no está permitido el servicio en barra, y el consumo de bebidas o comida solo podrá realizarse sentado en mesa, por lo que habrá que esperar aún para bailar.

Tres días quedan para que Castilla-La Mancha adopte medidas que irán incluso más allá de las que estrena hoy Madrid. El presidente Emiliano García-Page ha anunciado hoy que desde este jueves se suprimirán todas las restricciones de aforo en espacios públicos y privados, y todos los límites horarios en negocios y actividades que se habían impuesto con motivo de la pandemia de coronavirus. Se volverá de esta manera a la normalidad precovid.

Aunque estas dos comunidades son las únicas que han anunciado el fin las restricciones horarias, la mayoría ya abre los bares hasta las tres de la madrugada. Euskadi ya amplió el horario de la hostelería y de las actividades comerciales y culturales de la 1 a las 3 de la mañana, y amplió los aforos del 60 al 75% en todos los establecimientos, incluido el interior de la hostelería donde sigue estando prohibido el consumo de pie y en las barras.

De hecho, tanto en Euskadi y en Galicia se puede bailar en la pista, aunque se debe llevar en todo momento la mascarilla puesta. En Murcia no se puede mover la cadera en los locales de ocio pero sí escuchar música en directo, y también Navarra ha abierto las salas de ocio nocturno hasta las 4.30 y los bares hasta las dos de la mañana, y hasta las tres se puede estar en las discotecas de Extremadura, Cantabria y la Comunidad Valenciana.

Castilla y León, por su parte, levanta mañana todas las restricciones al cierre de los bares y restaurantes en respuesta a la remisión de la pandemia: este lunes se han comunicado solo 35 nuevos infectados en todo su territorio.

Los asturianos llevan ya una semana con el ocio nocturno abierto hasta las cuatro de la madrugada y sin restricciones de apertura o cierre en la hostelería, donde además está ya permitido el consumo en barra.

Sin embargo, su consejero de Salud, Pablo Fernández, ha pedido prudencia porque en septiembre confluyen la vuelta de las vacaciones y el inicio del curso escolar, que podrían afectar negativamente a la tendencia de descenso de los casos.

Por el momento, la mayoría de las comunidades comunican ligeros descensos en el número de personas contagiadas, por lo que se consolida la tendencia a la baja de la quinta ola causada por esta pandemia.

Esa tendencia descendente, con números de contagiados y fallecimientos ya muy alejados de los peores momentos de la crisis sanitaria, se ha roto sin embargo en la ciudad de Barcelona, donde la velocidad de propagación del coronavirus (Rt) ya supera el uno, lo que indica que el virus vuelve a crecer, aunque moderadamente.

Cataluña es una de las comunidades actualmente más restrictivas: en la hostelería, los aforos se mantienen en el 100 % en terrazas y en el 50 % en interiores. Las actividades deben finalizar como máximo a las 00:30, con 30 minutos adicionales para desalojar y se mantiene el cierre del ocio nocturno interior.

Tampoco se han animado por el momento a suavizar más las restricciones en La Rioja, donde la hostelería y restauración mantiene el horario de cierre hasta las dos de la mañana, aunque depende de la licencia de cada establecimiento.

La vuelta a la normalidad coincide con los avances en el proceso de vacunación. Los informes reflejan que el 78,8 por ciento de la población cuenta ya con al menos una dosis de vacuna contra la covid y el 75,4 por ciento han completado ya la pauta.

Regresan también los macrobotellones como los registrados este fin de semana en la Universidad Complutense de Madrid, el parque del Ebro de Logroño o el registrado en el campus de la Universidad de Barcelona con más de 8.000 participantes, que se saldó con peleas, robos, destrozos y una denuncia por violación de una joven de 18 años.

En Cataluña, la proliferación de botellones ha avivado el debate sobre la conveniencia de reabrir el ocio nocturno en Cataluña, una opción que hace tiempo que reclama el sector y que apoyan el departamento de Interior y la alcaldesa de Barcelona.

Este tipo de fiestas no autorizadas, muchas de ellas convocadas a través de las redes sociales, es un hecho cada vez más habitual: en Madrid unos 25.000 jóvenes se citaron en el campus universitario, y los dirigentes políticos apelan a la responsabilidad individual ante la imposibilidad de que la Policía disuelva a tantas personas.

Además, con la vacuna ya accesible para toda la población, las autonomías empiezan a abrir el debate sobre el pasaporte covid, que hoy el presidente valenciano, Ximo Puig, ha calificado como "un buen instrumento para garantizar la seguridad de los ciudadanos y los derechos de aquellos que han optado por vacunarse en favor de ellos mismos, de sus familias y de la sociedad". 

Comentarios