martes 20/4/21

Sociedad

Exposición que reivindica la labor de miles de mujeres durante las guerras en Europa

Reivindicar la labor que llevaron a cabo miles de mujeres durante los grandes conflictos bélicos en Europa es el objetivo de la exposición "Mujeres y niños en una Europa en guerra (1914-1949)", que acoge la antigua prisión Modelo de Barcelona hasta finales del mes de mayo

mujeres y niños guerra

La exposición propone un recorrido histórico a partir de imágenes, sobretodo fotografías, procedentes de una treintena de fondos internacionales y seleccionadas tras un exhaustivo trabajo de investigación, ha señalado a Efe Luiza Lordache, profesora de Historia Contemporánea en la UNED y una de las comisarias de la muestra.

La profesora ha señalado que las líneas de investigación sobre la ayuda humanitaria que brindaron miles de mujeres en la Primera Guerra Mundial, la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial "son muy recientes", por lo que el papel que jugaron es "aún muy desconocido".

La exposición se estructura en tres bloques temáticos que son: "Las infancias en los conflictos bélicos europeos", "El compromiso de las mujeres y la ayuda humanitaria transnacional", y "Los hechos, el silencio y la recuperación de la memoria histórica".

Aunque el papel activo de las mujeres como salvaguarda de la vida humana es transversal a lo largo de toda la muestra, el segundo módulo de la exposición está dedicado específicamente a ello, ha detallado la comisaria.

En él, una treintena de imágenes distribuidas en cinco paneles ofrecen una mirada de la mujer como voluntaria y cuidadora, pero también como víctima o combatiente, lo que "la aleja del histórico rol de segunda línea que se le ha atribuido durante los conflictos bélicos", según Luiza Lordache.

Los responsables de la muestra han señalado que, de una manera u otra, las mujeres siempre estuvieron presentes en las guerras de antes del siglo XX, pero que su participación era excepcional e invisible.

Fue a partir de la Primera Guerra Mundial cuando "se produjo una movilización sin precedentes" de las mujeres, que llevaron a cabo una actividad fuera del hogar centrada en tres ámbitos.

En primer lugar, participaron en la retaguardia en los diferentes sectores económicos como agricultura, industria, transporte, banca, comercio, telecomunicaciones o enseñanza.

En segundo lugar, extendieron su labor asistencial, que estaba vinculada tradicionalmente al ámbito doméstico, a los campos de la sanidad y de la ayuda humanitaria a los soldados heridos y personas en situación de desamparo y necesitadas de socorro para sobrevivir.

En tercer lugar, en algunos países se les dio la posibilidad de tener responsabilidades diversas en los frentes de guerra.

En el campo de la sanidad, las mujeres destacaron como enfermeras y médicos, y de manera más específica en la cirugía, como muestra una imagen donde se ve una operación llevada a cabo por las cirujanas Garret, Murray y Buckley en el Hospital Militar Endell Street, establecido en Londres para atender a militares heridos, y que estaba formado y dirigido íntegramente por mujeres

En el pie de foto que acompaña a la imágenes se detalla también que el hospital funcionó entre mayo de 1915 y diciembre de 1919 y que en él las cirujanas hicieron más de 7.000 operaciones y atendieron a más de 26.000 pacientes.

Otro cuerpo de voluntarias donde se alistaron para llevar a cabo servicios sanitarios, o como cocineras o camareras, fue el cuerpo femenino auxiliar del ejército británico, para cuyo reclutamiento se editaron carteles que se exhiben también en la exposición.

Algunas mujeres participaron como enfermeras en las diferentes organizaciones nacionales de la Cruz Roja o en el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

En la muestra se ven fotografías de enfermeras de la Cruz Roja francesa en 1914-1915 y otra de la Agencia Internacional de Prisioneros de Guerra, que nació del CICR y donde trabajaron unas 3.000 personas, de las que dos tercios eran mujeres, en tareas de búsqueda de prisioneros para facilitar información a sus familias y seres queridos.

Pese a que en el seno de las sociedades de los países beligerantes las actitudes pacifistas se identificaban con el antipatriotismo, hubo mujeres que se opusieron activamente a la guerra.

Un ejemplo de ello fue el Congreso Internacional de Mujeres, que tuvo lugar en La Haya en 1915 presidido por la reformadora social Jane Addams, a quien se puede ver fotografiada junto a otras mujeres en la cubierta del barco que las llevó hasta la ciudad de los Países Bajos. EFE.

Comentarios