miércoles 25/11/20

El estado de alarma favoreció una mejora sin precedentes del aire urbano

La calidad del aire de las ciudades españolas experimentó una mejora "sin precedentes" durante el estado de alarma declarado por la COVID-19, especialmente en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), que bajaron una media del 38% entre febrero y junio y hasta un 80% de media en niveles semanales en algunas capitales

Así se constata en un informe hecho público este viernes por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco).

El informe ha tenido en cuenta las mediciones en las estaciones urbanas o suburbanas de municipios con más de 200.000 habitantes de dos de los contaminantes con mayor incidencia sobre el bienestar y la salud de los ciudadanos, como son el NO2 y las partículas en suspensión inferiores a 10 micras (PM10), ambos relacionados con el tráfico y la combustión en procesos industriales.

La evolución de las concentraciones medias mensuales de NO2 en las estaciones de tráfico muestra una bajada muy acusada en marzo de 2020 y marcan un mínimo histórico en abril (12 µg/m39), muy por debajo del anterior récord mínimo mensual, registrado en agosto de 2019 (21 µg/m3).

En cuanto a los niveles semanales de NO2 desde el inicio del año 2020, se han reducido una media del 57 por ciento para todos los municipios analizados y hasta el 80 por ciento en las ciudades de Alicante, Madrid, Las Palmas, Vigo y Vitoria-Gasteiz.

La reducción media de las concentraciones de NO2 entre febrero y junio de 2020 fue del 38 por ciento respecto a años anteriores, mientras que en las estaciones industriales, el descenso se situó en torno al 26 por ciento.

En cuanto a las partículas PM10, han presentado una evolución más heterogénea, posiblemente debido a que sus niveles se ven influenciados por los episodios de fuentes naturales, como el polvo subsahariano, explica el Miteco.

Así, la reducción no ha sido tan acusada y el mayor porcentaje de caída no se registra durante una semana en concreto, sino que varía en función de las ciudades, con descensos superiores al 70 por ciento durante el periodo del estado de alarma en Córdoba, Granada, Las Palmas, Sevilla y Valencia.

El Ministerio incide en un comunicado en que fueron la limitación de los desplazamientos y la reducción de la actividad industrial durante el estado de alarma declarado por el Gobierno las responsables de esta mejora sin precedentes en los niveles de calidad del aire de las ciudades españolas.

Añade que los resultados de este estudio invitan a abrir una reflexión acerca de cómo avanzar hacia un nuevo paradigma de movilidad que permita reducir congestión, contaminación, emisiones de gases de efecto invernadero y ruido en las ciudades.

Y destaca que la progresiva recuperación de la actividad hace necesario plantearse los retos asociados a la movilidad sobre la base de una estrategia de conjunto que incluya una reducción de desplazamientos mediante el fomento de teletrabajo, evite la concentración de los mismos a través de la flexibilidad horaria, impulse el transporte público y la electrificación y fomente el uso de la bicicleta, el patinete o los itinerarios a pie. 

Comentarios