domingo 23/1/22

La sociedad española considera que el aire acondicionado en su vida, principalmente en los meses de verano, son fundamentales para mantener su bienestar. Esta consideración es extensible tanto en los hogares como en los centros de trabajo,  comercios, transporte público, etc , debido a la subida de temperaturas a partir del mes de junio hasta finales de septiembre. 

Más si tenemos en cuenta que España se caracteriza por se un país donde el verano aprieta con más fuerza si lo comparamos con el resto de los países europeos.

En los últimos años y debido al cambio climático se ha experimentado un incremento de las olas de calor, que hacen que sean mas duraderas en el tiempo y más intensas, por lo que una buena refrigeración se hace fundamental para evitar que pueda afectar a la regulación funcional de nuestro organismo.

No podemos olvidar que no sólo se busca esa comodidad en los hogares o centros de trabajo, sino también cuando viajamos en nuestro vehículo,  que supone un medio vital para poder desplazarnos en el día a dia, en la que valoramos como algo indispensable el que funcione correctamente el dispositivo que permite regular la temperatura del habitáculo.

Los sistemas de aire acondicionado modernos operan en el refrigerante sin freón y, por lo tanto no dañan el medio ambiente.

El compresor del acondicionador condensa el refrigerante, el que viene desde el evaporador en estado de vapor. Además, el condensador proporciona enfriamiento. Así, el refrigerante se convierte en un líquido y pasa a través del secador. En el depósito del secador, del refrigerante se elimina el agua. Pasa a través de la válvula de expansión y al final devuelve en el evaporador.

Los expertos recomiendan que debemos mantenerla en el entorno de los 23 grados, para evitar que la diferencia entre el interior y el exterior sea superior a 10 grados, puesto que un contraste tan alto nos puede afectar a la salud, teniendo en cuenta que sería conveniente antes de salir al exterior ir reduciendo la intensidad del aire acondicionado para adaptarnos mejor una vez salgamos fuera.

Aunque el interior del coche puede alcanzar en verano y al sol hasta los 60ºC de temperatura, la recomendación es que no pongas de inicio el aire acondicionado al máximo. Abre primero puertas y ventanillas y ventila el habitáculo durante un minuto para conseguir rebajar de forma natural la temperatura. Luego, entra, cierra puertas y ventanas y pon ya la climatización.

Los expertos aconsejan mantener esta corriente, aunque sea caliente, cuando se arranque el motor, con el climatizador en la posición de recogida de aire del exterior, y subir las ventanillas cuando empiece a enfriar, de que no es buena idea colocar las salidas de aire apuntando directamente a la cara, pues aunque en un principio puedan ayudar a refrescar al conductor, será más fácil conseguir la temperatura idónea con aire indirecto

No es recomendable poner el aire acondicionado a menos de 22 grados, no sólo porque la temperatura bajaría demasiado, también por que supondría un gasto de combustible innecesario. Los expertos apuntan que llevar el A/C por debajo de 20 grados eleva el consumo hasta un 20%

Es fundamental por lo tanto seguir los consejos que desde los organismos especializados  para mantener una una conducción eficiente y cómoda,manteniendo siempre por encima de todo la seguridad nuestra y la de los acompañantes.

Es conveniente revisar el sistema de climatización todos los años y recargarlo, como mínimo, cada dos, para evitar averías que pueden resultar costosas y permitirá que el sistema enfríe en condiciones.Se recomienda cambiar los filtros cada 15.000 ó 20.000 kilómetros

Hemos de tener en cuenta que no debemos confundir el aire acondicionado con el climatizador.el climatizador es una evolución del sistema del aire acondicionado, que permite controlar de forma más precisa la temperatura del coche y así los pasajeros irán más confortables

El aire acondicionado  acondiciona el ambiente. Eso significa que enfría (gracias, entre otros elementos, a un compresor para el coche) o calienta el habitáculo a partir del gas que normalmente se almacena bajo el capó sin tener un control de la temperatura.

Cuando el aire acondicionado no enfría, la solución puede estar en realizar la recarga y, para ello, es necesario utilizar una estación de carga que se programa según el modelo de coche, ya que depende de la cantidad de refrigerante que necesite y de la cantidad de aceite.

Para la DGT, el aire acondicionado del coche en verano no es solo cuestión de confort, también de seguridad: conducir a más de 35ºC equivale a una tasa de alcohol de 0,5 gr/l en sangre.

Fuentes de información

https://www.repuestoscoches24.es/recambios/aire-acondicionado

https://www.autofacil.es/tecnica/aire-acondicionado-son-componentes/189397.html

Comentarios