viernes 22/10/21

Elegir una buena cama articulada ortopédica garantiza comodidad y salud

Hasta hace algunos años, las camas articuladas eran consideradas solo de uso en centros de salud y geriátricos, para brindarle mayor comodidad a personas enfermas, con movilidad reducida y ancianos. Hoy en día su uso se ha extendido y se recomienda para cualquier tipo de personas, con el fin de descansar mejor y tener mayor comodidad en el hogar
cama

Una cama articulada ortopédica y su respectivo colchón ofrecen la posibilidad de modularidad y adaptabilidad que pueden generar resultados óptimos para la salud y mejorar notablemente la calidad del sueño. Son ideales para un buen descanso y, la posibilidad de cambiar la posición para que puedas estar tumbado o sentado lo más cómodo posible, lo que hace que sean una gran opción de relax en todo momento. 

Para una persona que tenga la necesidad de pasar mucho tiempo en reposo, una cama articulada es una necesidad más que un capricho. Generalmente se piensa que este tipo de camas están indicadas solamente para uso geriátrico o para personas con movilidad reducida, pero actualmente su uso va más allá y está siendo recomendada para cualquier tipo de persona, aunque no presenten ningún tipo de dolencia, sino más bien para garantizar un buen descanso y un sueño reparador. 

La aparición de las camas articuladas y sus diferentes géneros ha sido un desarrollo tecnológico generado como una respuesta de la medicina general, que ocupa el sector de la ortopedia. De esta forma se le brinda a los pacientes un mejor proceso de recuperación frente a accidentes, operaciones quirúrgicas, enfermedades u otro tipo de incapacidad que requiera reposo extremo y prolongado. 

Al adquirir una cama articulada ortopédica siempre es recomendable determinar las necesidades del usuario, conocer las diferentes clases y las características que ofrecen. Un asesoramiento en esta área nunca está de más, por eso, Ortosureste y su vasta experiencia pueden ayudarte al respecto. 

Tipos de camas articuladas ortopédicas y su uso

Hay diferentes tipos de camas articuladas ortopédicas con usos recomendados, de forma que a continuación vamos a conocer algunos de los modelos más destacables.

Con carro elevador

Se usa generalmente para personas que pasan muchas horas del día en cama. Este tipo de cama permite elevar su altura, tal como una cama de hospital, a  través de un mando que acciona un motor eléctrico. Es de gran utilidad y ayuda a que el cuidador no adopte malas posturas para dar de comer, asear y atender al enfermo, tareas que pueden realizarse con un mínimo esfuerzo. Este tipo de cama está indicada para personas con dependencia severa y moderada.

Las camas con carro elevador permiten al paciente bajar de la cama con el fin de facilitar su incorporación o también para que pueda pasar con facilidad a una silla de ruedas. Entre sus características destacan el confort y la cantidad de accesorios que dispone.

Tiene mando de control, que puede ser usado por el cuidador y por el usuario. Existen modelos con dos motores independientes para su elevación, uno que sirve para subir la zona de la cabeza y que esta quede por encima de la zona de los pies; con el otro motor es posible que el paciente pueda quedar en posición sentada.

Existen camas especiales para personas con sobrepeso, su carro elevador soporta hasta más de 300 kilos. Otros modelos son útiles para pacientes con demencia, ya que su carro de elevación baja hasta 21-25 centímetros y así se aumenta la seguridad para este tipo de pacientes.  

Camas rígidas

Las hay en modelos móviles e inmóviles. Presentan la particularidad de no permitir la movilidad de la cama por segmentos, lo que hace que no puedan ser colocados los pacientes en determinadas posiciones.

Traumatológica o de Judet: es ideal y recomendada para pacientes con fracturas, parálisis o luxaciones. Está compuesta por dos armaduras metálicas unidas, lo que hace que pueda moverse en todas las direcciones, ya sea horizontal, vertical e inclinada. Su armazón metálico se acopla a la cama con el fin de sujetar el equipo de tracción y las poleas.   

Electrocircular o de Stryker: es ideal para pacientes con lesiones o fracturas de columnas vertebral, politraumatizados, con lesiones medulares y grandes quemaduras.  Está conformada por armazones en forma de círculo, que están unidos y se pueden hacer giros de hasta 180 grados. Incluye un interruptor que permite un movimiento lento en sentido circular y puede ser manipulado por el propio paciente. 

Cama roto-test: este tipo de cama ofrece la posibilidad de que el paciente se mantenga sujeto, pero girando continuamente, distribuyendo así los puntos de presión. Esto es empleado para evitar la aparición de úlceras por presión.

Consejos y recomendaciones para elegir una cama articulada

La elección de una cama articulada es una decisión de suma importancia. Hay que hacerlo bien, porque no solo servirá para el bienestar del cuerpo, sino también porque es un instrumento de gran valía para el descanso de la mente.

Debe ser una decisión bien meditada y de mucha trascendencia para la salud de las personas sanas, y cobra más importancia si se adquiere para personas que deben pasar mucho tiempo en una cama o deben guardar mucho reposo por alguna lesión o el padecimiento de alguna enfermedad. Si son camas geriátricas, su adquisición tiene que hacerse eligiendo las mejores prestaciones, para que una persona mayor se sienta completamente a gusto. Al respecto se deben tener en cuenta los siguientes consejos.

Uso

El modelo y las características no pueden ser las mismas para todos los usuarios. Si van a ser usadas por personas que pasan mucho tiempo en cama, ancianos o personas con movilidad reducida, se debe adquirir una cama tipo hospitalaria, donde además de preocuparnos por el bienestar y la seguridad de quien la use, se garantice la comodidad del cuidador.

Si la cama es para una persona sana, pueden adquirirse las camas ergonómicas, muy comunes y de varios modelos que existen en el mercado.

Comodidad

Se sobreentiende que en una cama articulada siempre se descansará mejor que en una cama tradicional, ya que son cómodas por excelencia y ofrecen facilidad en su manejo, por lo tanto, lo ideal es elegir las camas articuladas eléctricas, ya que son más fáciles de manejar que las manuales.

Permiten, a través de su mando de distancia, controlar las diferentes posiciones de forma fácil y cómoda. En el caso de una persona con condiciones de salud complejas y con movilidad reducida, se obtienen mejores niveles de autonomía e independencia.

Tipo de elevación

La comodidad y adaptabilidad son dos aspectos claves en una cama articulada ortopédica. Las que son hospitalarias son mucho más demandadas, ya que incluyen un carro elevador, en relación con las camas articuladas de patas regulables.

Elección del colchón

Ya sea para uso del hogar o uso hospitalario, se recomienda elegir un buen colchón. Así que la mejor idea es comprar un somier de tipo articulado con un colchón viscoelástico. Cuando la persona presenta movilidad reducida y permanece mucho tiempo en cama, lo ideal son los colchones antiescaras, para prevenir el riesgo de aparición de úlceras generadas por la presión continua.

Comentarios