Jueves 22.11.2018
DIVERSIDAD FAMILIAR

Homoparentalidad y educación

El sistema educativo aún no ha asumido plenamente que no todos los padres y madres del alumnado constituyen lo que comúnmente se llama familia tradicional. Los clanes formados por padre, madre e hijos comparten ahora la organización de núcleos con otras fórmulas, como las familias homoparentales, con dos madres o dos padres; y numerosos ejemplos más

Familia homoparental formada por dos padres y un hijo
Familia homoparental formada por dos padres y un hijo

Pese a las transformaciones que ha vivido esta institución, la familia nuclear heterosexual se sigue presentando como el único modelo en las aulas, ya sea en los libros de texto, en el material didáctico, en los discursos del profesorado o en las actividades que se plantean.

Eso es justo lo que pasó cuando Juan Andrés Teno y su marido Tomás Narbona escolarizaron a su hijo Tristán, hoy de cinco años, en el Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) García Lorca de Málaga. "Al comenzar nuestro hijo su etapa educativa con 3 años percibimos que los contenidos educativos ofrecidos por la enseñanza pública de Andalucía no contemplaban la diversidad familiar, que éramos invisibles", dice Juan Andrés Teno.

Tristán sabe desde muy pequeño cuáles son sus orígenes y cuál fue el proceso por el que se creó su familia. Sus padres le explicaron que él estuvo en la barriga de una señora que no pudo cuidarlo, que  ellos buscaron al mejor hijo del mudo y, que por eso, estaban juntos y formaban una familia feliz. "La primera vez que se lo dijimos, enseñándole las fotos que tenemos desde su nacimiento, su pregunta fue: ¿Pero yo soy importante? Nos abrazamos los tres y le dijimos que para nosotros era lo más importante del mundo. Solo tenía cuatro años y ya había interiorizado el mensaje esencial de la diversidad familiar: lo importante no es cómo sea tu familia, lo importante es sentirse querido dentro de ella", cuentan sus padres.

Mientras, en el colegio la tutora les preguntó e intentó convencerles sobre la oportunidad de realizar una serie de actividades escolares con motivo del día de la madre. "Nosotros le respondimos que considerase lo que podría suponer para nuestro hijo aprenderse una poesía o hacer una manualidad para una figura que no existía en su familia. Nuestro hijo tiene dos papás, sencilla, clara y rotundamente". Como alternativa le propusimos la celebración del Día de la Familia, el 15 de mayo", aclara Teno.

Y esa fue la razón y el comienzo de la primera entrevista con el director del centro. Y a partir de ahí, acordamos la realización de un proyecto educativo sobre diversidad familiar en el propio centro. Por otra parte, David Márquez, jefe de Servicio de Ordenación Educativa de la Delegación Territorial de Málaga de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, asegura que ellos decidieron apoyar este tipo de iniciativas debido a varios factores: por un lado el respaldo y el acicate de la línea que marca la propia Consejería y, por otro lado, la petición de más familias homoparentales.

2016042812131956652

Lo que se intenta con todo esto es que el actual sistema educativo haga visible la diversidad familiar presente en la sociedad actual: familia tradicional o nuclear, homoparental, monoparental, adoptiva, de padres separados o divorciados, reconstituida, numerosa o multiétnica. La Delegación de Educación de Málaga está impulsando acciones de formación para que el profesorado integre la diversidad familiar en los centros a través de los libros de texto, mostrando imágenes en las aulas y en los espacios de expresión y con contenidos educativos y curriculares.

Los mitos y tabúes sobre estos núcleos conformados por padres homosexuales que deciden tener hijos y conformar una familia es una realidad de hace décadas. Estas familias no son nuevas, existen desde hace decenios; aunque claro, los tiempos han cambiado y hoy son, quizás, más visibles. Pero los expertos coinciden en señalar que lo esencial es que el amor habite en esos hogares, así como la comprensión, aceptación, educación y la contención suficientes para que esos niños sean criados como los de cualquier otra familia conformada por padres heterosexuales. En palabras de José Antonio Mérida, profesor de Educación Infantil en el CEIP García Lorca, "no hay un modelo de familia mejor que otro y que garantice el buen desarrollo de un niño. Estimular, comunicar, amar, atender, motivar son los pilares básicos y primordiales que van a contribuir a que ese desarrollo sea completo".

En el imaginario colectivo hay dudas y leyendas latentes sobre la funcionalidad de dos mamás o dos papás en el núcleo interno familiar. Sin embargo, las investigaciones indican que no hay aspectos negativos que puedan producir dificultades a los niños, excepto tolerar la discriminación social.

En general, la mayoría de los estudios sobre familias homoparentales indican que los hijos no son distintos de los demás niños. En este sentido, señalan que la orientación sexual de sus padres no influye en su evolución; y que el desarrollo emocional siempre dependerá de los valores y del amor que reciban. Lo que sí reseñan dichas tesis es que se trata de menores "más tolerantes y con menos prejuicios, y con una visión de los roles de género menos tipificados y tradicionales". Más allá de eso, no se evidencian secuelas negativas ni influencias en su tendencia sexual, autoestima, desarrollo intelectual o integración.

Lo que está claro que es que vivir la diferencia es algo positivo, que redunda en la mejora de la convivencia en el conjunto de la comunidad escolar y fuera de ella y evita situaciones de conflicto. 

Comentarios