sábado 31/7/21

Dirigentes de Abanca se mojan las manos por sacar tonelada de residuos de mar

Directivos de  la entidad bancaria Abanca, cuyos presidente y CEO, Juan Carlos Escotet y Francisco Botas, respectivamente, han dejado este sábado las corbatas y los trajes de chaqueta en el armario

E4PC8abXMAkZtCd.jpeg

Dedicar un sábado a la limpieza de los fondos marinos que abrazan el islote Guidoiro Areoso, en la Illa de Arousa (Pontevedra), para después clasificar, pesar y gestionar los residuos no es un plan al uso pero sí una tarea necesaria para el medio ambiente.

Así lo considera al menos la entidad bancaria Abanca, cuyos presidente y CEO, Juan Carlos Escotet y Francisco Botas, respectivamente, han dejado este sábado las corbatas y los trajes de chaqueta en el armario para enfundarse el traje de faena y embarcarse en una flota de doce embarcaciones que en tres horas de trabajo ha extraído 1.060 kilos de residuos de los fondos marinos.

Bajo las aguas tornasoladas e iridiscentes de la ría de Arousa, de un intenso azul turquesa -que poco tiene que envidiar a las playas más exóticas que aparecen en los catálogos de las agencias de viajes- anida una montaña de basura a la que mejor sería no dejar crecer.

Redes de pesca con cuerdas rellenas de plomo, cubos de plástico, docenas de nasas, boyas, aparejos de pesca y un puñado de nécoras, centollas y vieras atrapadas entre los residuos salieron a la superficie durante las aproximadamente tres horas que duró esta actividad impulsada por Abanca, a la que ha bautizado como PLAN-CT-ON, Plan de Conservación Territorial-ON, que enmarca en su Programa de Sostenibilidad.

E4Phj6MWQAcAPTp.jpeg-1

“No esperábamos tanto”, han reconocido los ejecutivos de la entidad bancaria, que han destacado la importancia del “esfuerzo mancomunado de los voluntarios” y de la cofradía de la Illa de Arousa.

Junto a ellos se han mojado las manos 53 voluntarios de la Guardia Rural, de la Cofradía de Pescadores y del Club Subacuático Pérez Sub, 14 de ellos buzos y navajeros, que se han sumergido con una cámara subacuática en busca de todo aquello que no pertenece a los fondos marinos, y que finalmente ha sido bastante más de lo esperado.

“Es verdad que sería magnífico que no hubiese absolutamente nada pero es una realidad también que lo que ocurre, yo no diría que por descuido, es también parte de las condiciones del clima, de que se pierde mucho apero de pesca, y entiendo que cada día hay un mayor esfuerzo por mitigarlo, de manera que de lo que se trata es de contribuir a hacer trabajo de voluntariado y evitarlo en la medida de lo posible”, ha añadido Escotet.

La actividad de limpieza de los fondos marinos de este sábado es la segunda que organiza Abanca. En la primera se extrajeron 1.700 kilos de residuos.

Además, hasta el momento ha organizado otras actividades de limpieza en arenales, actividad que continuará en los próximos meses.

“Es una iniciativa extraordinaria, ver aquí a tanta gente, a tantos voluntarios, a tanta gente de la Illa. Y es muy importante ponerlo en valor por todo lo que significa, y ahí podemos ver los resultados de este trabajo”, ha dicho Botas ante una montaña de residuos cargados en un camión en el Porto de Xufre.

La jornada no ha deparado grandes sorpresas porque según el buzo Óscar Ramos, en otras ocasiones encontraron hasta una lavadora o un televisor, deshechos “posiblemente” de yates que fondean en la ría.

Concienciar a la población de la importancia de cuidar el medio ambiente y las rías gallegas es el objetivo de Abanca, que con su programa espera poner freno a la despreocupada mano del hombre.

En la jornada de este sábado, la flota de limpieza recorrió diez hectáreas, lo cual no deja de ser una superficie diminuta ante la inmensidad de la ría, lo que da una idea de lo que se oculta bajo las aguas de las rías gallegas y del trabajo que todavía queda por hacer.

Comentarios