sábado 15/5/21

Depende de todos disminuir la mortalidad de la actual pandemia mundial

La llegada de la pandemia del coronavirus Covid-19 ha marcado la historia de la humanidad y ha traído al pensamiento para muchos de un miedo instintivo y muy natural: la muerte. Pensar en ello pone los pelos de punta y lleva a meditar sobre cómo un pequeño organismo podría ocasionar tanto daño. Pero a la vez surgen otros pensamientos más positivos relacionados con las maneras sobre cómo evitar indeseables desenlaces
huevos color

Todos los humanos están destinados a morir, es parte de la vida de la que se es muy consciente y que la mayoría aprende desde muy temprana edad, pero ¿qué sucede cuando repentinamente un nuevo elemento pone en alerta al mundo y amenaza con variar negativamente las tasas de mortalidad? Pues eso es lo que precisamente ha hecho la pandemia mundial del coronavirus Covid-19: advertir que todos son vulnerables.

Pero, necesariamente no tiene que ser así, en manos de todos está salir al paso de este peligro y desvincular las palabras virus y muerte de la misma oración. Todo depende de cada persona y del esfuerzo que en conjunto se haga para revertir ese rastro de terror que esta pandemia comienza a dejar.

Tasa de mortalidad del Covid-19

Esta enfermedad viral ataca al sistema respiratorio y, en los casos más graves, puede generar fuertes neumonías. Se transmite por contacto directo con personas infectadas cuando tosen o estornudan a una distancia menor a los 2,5 metros, también cuando la saliva o secreciones nasales de un portador entran por los ojos, nariz o boca a la persona sana.

Pese a que este coronavirus, según los más recientes estudios realizados, tiene una baja tasa de mortalidad, cercana al 1%, tiene la particularidad de que es muy contagiosa, por lo que al expandirse aumentan significativamente las probabilidades de registrar cantidades altas de fallecidos.

Otra característica a tener en cuenta al analizar los estragos de este virus son los segmentos más vulnerables a los que ataca más ferozmente: personas mayores de 80 años son las más indefensas, al registrar un índice de mortalidad del 7,8%, mientras que en jóvenes entre 20 y 30 años es apenas del 0,031%.

Conocidas estas cifras, se obtienen importantes datos que pueden ayudar a disminuir los índices de mortalidad que hoy se registran en el mundo con el desarrollo de la enfermedad.

Medidas preventivas

La clave para contener la propagación del coronavirus es, indudablemente, la prevención, ya que hoy todavía no se ha conseguido una vacuna efectiva que pueda detener su crecimiento en el mundo.

El aislamiento social ha demostrado ser la manera más efectiva de controlar la transmisión, en algunos países esta medida se impone con la promulgación de extendidas cuarentenas que buscan cortar la cadena de transmisión; en otros lugares esta acción quedó a criterio personal, lo cual al parecer, no ha funcionado del todo bien. Pero, sea obligada o no, todo es cuestión de la disciplina y conciencia que cada persona pueda tener.

Si el segmento de mayor vulnerabilidad son los ancianos, entonces son ellos los que principalmente deben protegerse de cualquier exposición innecesaria que acarree el contagio. Pero si nada más son ellos quienes se cuidan y los jóvenes se exponen y  contagian, de igual manera van a transmitir la enfermedad a los adultos de sus familias, por ende, todos deberían sumarse al aislamiento social.

El uso de mascarillas también es importantísimo porque evita que gotículas respiratorias (fluidos nasales) infectadas puedan entrar por la boca o nariz.

La higiene como forma de prevención

Está confirmado que el virus puede destruirse con acciones tan sencillas como lavarse las manos con jabón, por cuanto la composición molecular del detergente destruye la estructura viral del Covid-19; por lo que se recomienda ejecutar esta medida higiénica con frecuencia, principalmente si se han tocado superficies que potencialmente puedan estar cargadas del virus. El alcohol también cumple la misma función.

La desinfección de todo el hogar y de espacios públicos con cloro diluido en agua es otra efectiva manera de atacar al coronavirus. Igualmente, se aconseja que al llegar de la calle se desinfecten las suelas de los zapatos y complementos como gafas, bolsos y carteras.

En definitiva, contener el contagio y disminuir los índices de mortalidad que actualmente registra el Covid-19, depende única y exclusivamente de la conciencia de todos, y de la aplicación de medidas y simples acciones que pueden cambiar el rumbo de todo.

Comentarios