viernes 21/1/22

Demuestran que fumar cannabis de forma ocasional altera la visión y la conducción

Investigadores de la Universidad de Granada han demostrado en un estudio que fumar cannabis altera la visión y la conducción de consumidores ocasionales, al producir un empeoramiento significativo en funciones como la agudeza visual, la sensibilidad al contraste y la visión tridimensional

fumar cannabis marijuana

Esto se traduce a su vez en un empeoramiento en la capacidad para conducir y, sobre todo, en un peor control de la posición del vehículo en el carril, según ha informado este viernes la UGR en un comunicado.

Este trabajo ha sido el primero en aportar evidencias que demuestran que los efectos visuales del cannabis pueden tener un impacto negativo en la capacidad para conducir, lo que compromete la seguridad vial.

La autora principal, Sonia Ortiz, ha explicado que el cannabis es la droga ilegal más consumida en Europa según el último Informe Europeo sobre Drogas 2020.

Además, según la Dirección General de Tráfico (DGT), se trata de la droga más detectada en conductores implicados en accidentes de tráfico, y se encuentra en el 60 % de los que dan positivo.

En el estudio, que cuenta con la aprobación del Comité de Ética en Investigación Humana de la UGR, han participado veinte fumadores ocasionales de cannabis.

A todos ellos se les hizo una serie de pruebas visuales y se les evaluó su capacidad para conducir con un simulador, tanto en condiciones normales como tras consumir cannabis.

Los resultados han mostrado que, en primer lugar, todos los parámetros visuales estudiados se alteraban tras consumir la droga.

La agudeza visual, la sensibilidad al contraste, la visión tridimensional o la capacidad de enfoque del sistema visual empeoraban de forma significativa.

Por otra parte, el rendimiento en la conducción también se veía alterado tras fumar cannabis y destacaba un peor control de la posición del vehículo ya que la distancia recorrida fuera de los límites del carril aumentaba un 50 % con respecto a la sesión sin consumo.

Además, se ha visto que existen correlaciones entre un peor rendimiento en la conducción y distintos parámetros visuales.

Las asociaciones más fuertes se encontraron entre los test que evalúan visión tridimensional y la capacidad para mantener la posición del vehículo dentro del carril.

Esto indica que esta función visual es importante para juzgar de forma precisa la distancia entre el vehículo y los márgenes del carril.

Estos resultados junto con el preocupante número de conductores que se ponen al volante tras consumir esta droga indican la necesidad de realizar campañas de información y concienciación. EFE

 

Comentarios