sábado 29.02.2020

Casa Real Británica: El Príncipe Enrique y Meghan pierden sus títulos y no recibirán fondos públicos

El Príncipe Enrique y su esposa, Meghan Markle, no usarán más sus títulos monárquicos y no recibirán fondos públicos, según anunció este sábado el Palacio de Buckingham en un comunicado

Casa Real Británica: El Príncipe Enrique y Meghan pierden sus títulos y no recibirán fondos públicos

Con esto esperan poner fin a las críticas que han recibido luego de anunciar que abandonarían sus funciones de primer rango como miembros de la familia real británica.

La pareja aseguró que una de las razones para tomar la decisión es poder viajar más a menudo a Norteamérica

El Príncipe Enrique y su esposa Meghan Markle siguen dando de qué hablar. Si la semana pasada anunciaban que abandonarían sus funciones de primer rango como miembros de la familia real británica para pasar más tiempo en Norteamérica, hoy se reveló que la pareja no usará más sus títulos monárquicos y no recibirán fondos públicos.

"Los duques de Sussex dejarán de utilizar sus títulos nobiliarios ya que interrumpirán sus tareas como miembros de la Familia Real", indicó el comunicado, que precisó que la pareja está de acuerdo en pagar ciertos gastos recientes.

En una reunión familiar el lunes pasado en la residencia real de Sandringham, en el este de Inglaterra, la reina Isabel, de 93 años, acordó con su hijo Carlos -heredero al trono- y los dos hijos de este -Guillermo y Enrique- un "periodo de transición" para que el menor pueda pasar tiempo con su esposa en Canadá, abandonando su papel de primer plano en la realeza.

Meghan, una exactriz estadounidense de 38 años que dejó su carrera cuando se casó con él en 2018, viajó la semana pasada a ese país, que conoce bien por haber vivido ahí cuando trabajaba en la serie de televisión "Suits", y donde la pareja y su bebé Archie pasaron las últimas vacaciones de Navidad.

Tras mostrar desde hace tiempo una creciente incomodidad con la presión mediática, Enrique y Meghan anunciaron repentinamente el 8 de enero que querían abandonar su papel de miembros de primer rango de la familia real, modificar su relación con la prensa, dividir su tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica y ser financieramente independientes.

"Este equilibrio geográfico nos permitirá criar a nuestro hijo con una apreciación de la tradición real en la que nació, al tiempo que brinda a nuestra familia el espacio para centrarse en el próximo capítulo, incluido el lanzamiento de nuestra nueva entidad caritativa", afirmó la pareja en un comunicado.

La forma en que hicieron el anuncio, sin prevenir a la reina ni al príncipe Carlos, y el hecho de que no renunciaran en un principio a títulos nobiliarios ni privilegios como su residencia o su servicio de seguridad estatal desató polémica en el Reino Unido. Sin embargo, la decisión de hoy debería calmar un poco las aguas.

En un momento en que la joven pareja busca escapar a la presión mediática en el Reino Unido, esta se vio atizada el miércoles por la información de que el controvertido padre de la exactriz, Thomas Markle, un ex director de iluminación de Hollywood de 75 años y ahora jubilado en México, podría testificar contra ella en un juicio contra un diario británico al que Meghan acusó de haber violado su privacidad.

 

loading...
Comentarios