domingo 11/4/21

Sociedad

La asociación Linfedema reclama visibilidad e investigación en su Día Mundial

La vicepresidenta y fundadora de la Asociación Española de Linfedema (AEL), Paloma Domingo, ha reclamado visibilidad e investigación en el Día Mundial de esta enfermedad, que provoca un aumento del volumen en diversas partes del cuerpo como consecuencia de un defecto en el sistema linfático

linfedema

El linfedema afecta a entre 140 y 250 millones de personas en el mundo, aunque en España no existen datos globales, informa AEL.

Se trata de una patología crónica que no tiene cura pero sí tratamiento, y que padecen más las mujeres que los hombres.

Un linfedema se denomina primario cuando una persona nace con defectos en los vasos linfáticos y ganglios y el sistema no funciona correctamente; y secundario si la disfunción aparece como consecuencia de una cirugía, radioterapia, infección o traumatismo, que provoca una lesión u obstrucción en el sistema linfático.

 

La filaria, una infección de origen parasitaria, es la causa más importante de linfedema en los países en vías de desarrollo, mientras que en los desarrollados la causa principal son los tratamientos de cáncer, lo que supone el 90 por ciento de todos los casos.

La incidencia del linfedema, según los tipos de cáncer, prevalece en el de mama entre un 29 y 43 por ciento; sarcoma, 30 por ciento y tumores ginecológicos, 20 por ciento.

Aunque el linfedema se da mayoritariamente en pacientes oncológicos que han sido intervenidos, también se puede contraer por motivos hormonales o hereditarios, o pueden ser consecuencia de accidentes como, por ejemplo, de tráfico.

La vicepresidenta de AEL, fisioterapeuta, defiende la implicación de equipos multidisciplinares en el tratamiento de esta enfermedad, una actuación que debe ser precoz para evitar la inflamación progresiva en la parte del cuerpo afectada.

Paloma Domingo explica que la terapia física descongestiva es el tratamiento más eficaz para lograr buenos resultados y estabilidad en el linfedema, practicado por fisioterapeutas especializados.

Esta experta reclama también una mayor cooperación y conocimiento de la enfermedad entre los profesionales sanitarios, ya que, asegura, todavía existe quien niega la existencia de la patología.

Respecto al impacto de la COVID-19 en esta enfermedad, Paloma Domingo remarca que tanto los diagnósticos como los tratamientos de linfedema se han visto afectados negativamente por efecto del coronavirus. EFE

Comentarios