martes 19/1/21
SORPRENDENTES REVELACIONES

Un exagente de la CIA confiesa que mató a Marilyn Monroe

Norman Hodges afirma que entró en la habitación de la estrella mientras dormía y le inyectó una dosis masiva de hidrato de cloral para simular que fue un suicidio o una sobredosis. También revela que la explosiva actriz tuvo una aventura con Kennedy y con Fidel Castro

Marilyn Monroe..
Marilyn Monroe..

53 años después, la leyenda sobre Norma Jean Baker, mundialmente conocida como Marilyn Monroe, sigue dando mucho que hablar, sobre su vida y aún más acerca de su muerte, que a día de hoy sigue siendo todo un misterio. ¿Suicidio o asesinato? Las hipótesis sobre lo que sucedió la noche del 5 de agosto de 1962 son múltiples, aunque ahora vuelve a cobrar fuerza la del homicidio después de que un exagente de la CIA, de 78 años, confesara que fue el autor material de la muerte de la mítica estrella. Unas sorprendentes revelaciones que en Estados Unidos las han tomado con bastante escepticismo.

La confesión que ha hecho el exagente Norman Hodges, que se encuentra moribundo en un hospital de Virginia, ha provocado un aluvión de reacciones en las redes sociales, donde muchos usuarios se han creído la insólita versión del anciano y otros tantos no le dan veracidad alguna.

Hodges sostiene que entró en la habitación de la estrella de Hollywood mientras dormía y le inyectó una dosis masiva de hidrato de cloral y de Nembutal. "Teníamos pruebas de que Marilyn Monroe no sólo se había acostado con Kennedy, sino también con Fidel Castro. Mi comandante, Jimmy Hayworth, me dijo que tenía que morir y que tenía que parecer un suicidio o una sobredosis”, ha relatado en el portal de noticias worldnewsdailyreport.

Norman perteneció a un comando secreto de cuatro personas que acabó con la vida de políticos, activistas sindicales y otras personalidades que eran consideradas peligrosas para los intereses de Estados Unidos. El exagente recuerda detalladamente otros 36 asesinatos que llegó a cometer entre 1959 y 1972.

Carrera meteórica

Oficialmente la explosiva actriz falleció como consecuencia de una sobredosis de barbitúricos, aunque su muerte fue tildada como suicidio. El brillo de la actriz se apagaba con tan solo 36 años de edad, pero no sin dejar un buen puñado de películas míticas a sus espaldas en el mundo del cine.

En su larga carrera, el icono cinematográfico dejó para la posteridad grandes joyas del séptimo arte, como Niágara, Río sin retorno, Cómo casarse con un millonario o la hilarante Con faldas y a lo loco, donde compartía cartel con Tony Curtis y Jack Lemmon.

En Los caballeros las prefieren rubias, la mujer platino más famosa de la historia del cine sorprendía a todos con la interpretación del tema, Diamonds Are a Girl’s Best Friend, quizás una de las escenas más memorables de la historia del cine junto con su levantamiento de falda en La tentación vive arriba, de Billy Wilder.

Su última película fue la amarga Vidas rebeldes (1961), dirigida por John Huston, y coprotagonizada por Clarke Gable -también en su papel antes de morir- y Montgomery Clift. La muerte la sorprendió mientras rodaba Something's Got to Give. 

Comentarios