miércoles 16.10.2019

El amor de Dios se vive cada día

Dios es amor, una frase tan simple pero que encierra un significado muy grande y que lamentablemente pocos han experimentado a lo largo de su vida
El amor de Dios se vive cada día

La principal prueba que se tiene de esto, es que tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo para que muriera por los pecados de la humanidad, y así el mundo pudiera salvarse.

Así como este, existen millones de ejemplos, pruebas y situaciones de la vida diaria que comprueban la premisa “Dios es amor”.

¿Cómo vivir el amor de Dios? 

Quienes dudan de esta realidad, en su mayoría son personas que no creen en Dios o tienen una relación poco cercana con él.

Las sagradas escrituras están llenas de ejemplos del amor del Creador hacia la humanidad, en la web nuestrodios.com hay artículos que explican cada uno de estos pasajes de la biblia donde se hace énfasis a este tema, que para muchos, puede resultar difícil de entender dado las catástrofes y males que rodean el mundo.

Sentir el amor de Dios no es complicado

Lo primero es tener el corazón abierto, darle la oportunidad de que entre a su vida y que con pequeñas o grandes acciones le demuestre la grandeza de su bondad y misericordia.

Si bien es cierto, que el Padre creador ama a todos sus hijos, esto no quiere decir, que ame cuando las personas viven en el pecado o accionan en contra de sus preceptos y mandamientos, no, él entiende la naturaleza pecaminosa del hombre y aun así cuida de cada uno de los seres humanos.

Otra forma de conocer el amor de Dios por la humanidad, es vivir de acuerdo a sus enseñanzas, el apóstol Mateo en su evangelio dice que dos de los mandamientos más importantes son Amar a Dios por sobre todas las cosas y amar al prójimo como a sí mismo.

Cuando se tiene un corazón cercano a Dios, se es capaz de apreciar con humildad su grandeza y cuán bondadoso es, en especial desde las acciones más pequeñas que Él hace a diario por cada uno de sus hijos.

¿El amor del Creador es algo que se pueda estudiar?

Afortunadamente existe una carrera universitaria con la que todo aquel que quiera conocer a Dios desde los basamentos teóricos, analíticos y con hipótesis comprobables puede hacerlo.

La teología, es la ciencia que se encarga de esto, y durante muchos años ha preparado a profesionales que pueden entender, investigar, analizar, y en especial comprobar, las situaciones y fenómenos relacionados con la existencia del Creador y la influencia que este tiene con los seres humanos.

Al estudiar licenciatura en teología se tiene como principal meta conocer a Dios, sus orígenes, las teorías e hipótesis sobre su existencia y los enigmas que lo envuelven.

De acuerdo a sus principios existen varias modalidades de licenciatura en teología: general, bíblica, sistemática, filosófica, dogmática, natural, ortodoxa. Y según sus ramas también se derivan la teología escatológica, eclesiológica, hermenéutica, pneumatológica, cristológica y mariológica.

Cada una de estas inclinaciones de la teología tienen como fin estudiar y dar muestra fidedigna de la existencia de Dios y de su amor por la humanidad.

Demostraciones del amor de Dios

Desde que el mundo es mundo, el Creador ha dado grandes muestras del inmenso amor que tiene por sus hijos, el primero y más grande fue haber sacrificado a su único hijo por el perdón de los pecados de la humanidad.

Aunque sus hijos vivan en el pecado, Dios mantiene su amor por cada uno de ellos.

Otros testimonios de su amor se viven en las pequeñas cosas de la vida, el poder despertar cada mañana, respirar, comer, ver, sentir, amar, tener una familia y amigos con la que compartir, las alegrías y logros que se tengan.

Pero no solo en los aspectos positivos se puede evidenciar esto, cuando se viven situaciones negativas, allí también está presente el amor de Dios. Porque a través de estas experiencias Él dice, estoy aquí, cree en mí, toma mi mano y yo te ayudaré a salir de esto.

La biblia es muy clara

En la biblia hay muchos versículos y libros que hablan de forma clara y precisa sobre el amor de Dios.

Uno de los principales, es el libro del apóstol Juan, quien, en su primera lectura, versículo 4 al 19 dice que los seres humanos amamos al Creador, porque él desde el principio nos amó primero.

También en el tercer capítulo Juan, en el versículo 3 al 16, plasmó la célebre frase “porque de tal manera Dios amó al mundo, que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

En los Salmos se refleja de igual manera esta verdad, por ejemplo, el Salmo 136 dice “Alabad a Jehová, porque él es bueno, y para siempre es su misericordia”, el 86 “Dios misericordioso y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y bondad”.

Y así, en cada uno de los más de 70 libros que tiene la biblia entre su antiguo y nuevo testamento hay grandes ejemplos del amor de Dios para la humanidad. 

Comentarios