PARA MUJERES

Siete consejos de belleza para estar perfecta el día de tu boda

El día de tu boda vosotros seréis los protagonistas, pero tú como novia tienes todos los puntos para convertirte en el centro de todas las miradas

Deberías dedicarle al día de tu boda todo el mimo, cuidado y tiempo que se merece.
Deberías dedicarle al día de tu boda todo el mimo, cuidado y tiempo que se merece.
Siete consejos de belleza para estar perfecta el día de tu boda

Casarte con la persona que amas es una de las experiencias más mágicas que vivirás jamás.

Dar el “sí, quiero” al amor de tu vida es una sensación imposible de describir con palabras y un recuerdo que pasará a formar parte del álbum de momentos inolvidables.

Y, precisamente porque el día de tu boda será uno de los más importantes en tu vida, deberías dedicarle todo el mimo, cuidado y tiempo que se merece.

Piensa que cuando llegue el día del enlace solamente vas a tener una oportunidad para que todo salga bien y para que puedas lucir bella, radiante, espectacular y llena de energía.

Para que no se te pase nada por alto, hemos seleccionado 7 consejos imprescindibles para que luzcas increíble el día de tu boda y sea tan perfecto como has soñado.

7 consejos para estar perfecta el día de tu boda

1. Haz de la organización tu mejor arma

No nos engañemos: organizar una boda requiere tiempo y muchas dosis de paciencia, y seguramente ya habrás empezado a comprobarlo.

Vas a pasar muchos meses con nervios, estrés y dolores de cabeza tratando de organizar tu boda junto a tu pareja. De hecho, cuando parezca que lo tienes todo bajo control, surgirán nuevas dudas, nuevas tareas y nuevas elecciones.

No son pocas las decisiones: el estilo de la boda, el presupuesto, las decoraciones, los padrinos, las damas de honor, las invitaciones, el catering, el peinado, los invitados y la “maravillosa” tarea de decidir a quién sentamos con quién, el fotógrafo, las flores, el vestido… Y mucho, mucho más.

Pero hay una solución para disfrutar —sí, disfrutar— del proceso y pasártelo bien planificando tu boda sin que tu futuro marido y tú tengáis que acabar agotados: ¡la organización!

Prepara un calendario de actividades que incorpore un horario realista, destina una parte de tu tiempo a organizar tu boda sin que tenga que interferir en tus otras actividades del día y haz una lista que incluya todo lo que necesitas tener en cuenta desde lo más general y hasta el más mínimo detalle.

De este modo podrás distribuir tu tiempo sin poner en riesgo tu salud y la relación con tu pareja.

2. Mímate y regálate una experiencia sensorial

El día de tu boda vosotros seréis los protagonistas, pero tú como novia tienes todos los puntos para convertirte en el centro de todas las miradas.

Por tanto es lo más normal del mundo que quieras lucir radiante, perfecta y espectacular en tu gran día, pero para ello deberás comenzar a prepararte mucho antes. Y eso significa que de vez en cuando tienes que darte un respiro y olvidarte de todo.

Tienes que buscar tiempo para ti, para relajarte, para cuidarte y para mimarte.

Para ello, nada mejor que regalarte un día de spa, un masaje o cualquier otra experiencia sensorial que te lleve a relajarte a través de tus sentidos. No sólo te ayudará a desconectar y a deshacerte de todas las toxinas del estrés sino que también dejará tu piel mucho más tersa, hermosa y llena de vitalidad.

3. Cuida tu cuerpo y busca el equilibrio

Y si para lucir espectacular el día de tu boda es importante cuidar tu salud, también es fundamental que cuides tu cuerpo.

Lo ideal es que comiences a prepararlo para la boda un mes antes.

Reduce el consumo de sodio, alcohol y cafeína. Los dos primeros causan retención de líquidos y si dejas de consumirlos unas tres o cuatro semanas antes de tu boda llegarás a pesar ¡de 1 a 3 kilos menos!, mientras que si abusas de la cafeína estarás en riesgo de sufrir deshidratación y eso a su vez causará resequedad en tu piel.

Del mismo modo, consume muchas frutas y verduras, bebe mucha agua para mantenerte hidratada y, sobre todo, si quieres adelgazar, recuerda que los milagros no existen así que huye de todas las dietas drásticas que puedan poner en riesgo tu salud.

De hecho, para las mujeres que quieren adelgazar sin riesgos y no quieren hacer dieta, cada vez es más común someterse a una de las operaciones estrella de las clínicas estéticas: una liposucción.

Y es que gracias a esta cirugía estética corporal puedes conseguir eliminar grasa localizada de los muslos, el abdomen o cualquier otra parte de tu cuerpo sin tener que someterte a dietas peligrosas. Y además de eso podrás hacerlo en tiempo récord.

4. Prepara tu cabello para el gran día

Hay quien dice que el cabello es el marco de la cara. Lo cierto es que pocas cosas influyen tanto en la belleza de una mujer como el peinado.

Un pelo saludable, bien cuidado y arreglado puede hacer lucir maravillosa a cualquier mujer, y si además aciertas con el peinado, todavía te verás muchísimo más bella y radiante. Así que tómate el tiempo que sea necesario a pensar cómo vas a peinarte.

Contrata a un buen profesional que te ayude a peinarte para tu boda, y ten en cuenta que es mejor no lavar el pelo el mismo día del peinado. La mayoría de estilistas prefieren el cabello con algo de su grasa natural para que así el peinado se mantenga en su lugar durante toda la celebración.

5. Realza la belleza de tu rostro

Por otro lado, no hay nada más bello que un rostro natural y cuidado, y para ello tienes que mimar tu piel mucho antes del gran día.

Si quieres que tu rostro se vea radiante, libre de imperfecciones, que recupere su elasticidad natural y que se vea mucho más luminoso la mejor elección es optar por tratamientos faciales naturales y libres de químicos como el de BellaVei skin care, que aumenta la hidratación de la piel de tu rostro en un 84%, recupera la elasticidad en un 93% y reduce las arrugas y las líneas de expresión en un 65%.

Piensa que las luces de los flashes y el desgaste de todo el día de tu boda pueden hacer que incluso la mujer más bella del planeta luzca desmerecida, así que hidrata tu piel, aplica un buen tratamiento y usa un maquillaje que te siente bien y que sea de larga duración.

6. Elige los complementos adecuados

Los accesorios que vas a usar el día de tu boda es otro de los aspectos a tener en cuenta para lucir radiante, así que una vez tengas elegido el vestido es el momento de pensar en los complementos.

Elige un vestido que te guste pero que al mismo tiempo te haga sentir cómoda, vaya con tu personalidad y te embellezca, y luego añade los accesorios para que terminen de dar el toque final.

Decide si llevarás tocado o velo, si te pondrás guantes, qué joyas llevarás además de las sortijas con los que ambos sellaréis vuestro amor, la lencería, los pendientes, el tipo de zapatos… No dejes nada para el azar.

En cuanto a las sortijas, muchas mujeres apuestan por los anillos con diamantes que dan un toque fino y al mismo tiempo elegante en la mano de cualquier mujer.

Piensa que vas a llevarlo el resto de tu vida así que elige uno que vaya contigo; en www.anilloscondiamante.com encontrarás modelos para todos los gustos y bolsillos.

7. Date el placer de disfrutar del momento

Por último, recuerda que es tu boda y es uno de los días que con más cariño y amor vas a recordar así que por encima de todo ¡disfruta!

Será un día lleno de magia así que disfrútalo y vívelo con la intensidad que se merece.

Además, piensa que el día será muy largo; comenzará temprano y terminará tarde, muy tarde.

Tanto tu pareja como tú estaréis de un lado para otro sin parar, saludando amablemente a todos, bailando vuestro primer baile… Y tus pies lo notarán.

Tu futuro marido no tendrá problema porque existen zapatos muy elegantes y cómodos a la vez e incluso puede optar por unos mocasines para hombre como los tradicionales Zapatos Castellano, totalmente artesanales y con modelos sofisticados para todas las ocasiones como puedes ver en zapatoscastellano.com, también con modelos para mujer.

Pero tú no vas a tener tanta suerte y, de hecho, es probable que a las pocas horas los tacones te estén impidiendo disfrutar del momento así que ya que es tu día, ¿por qué no llevas unos zapatos de recambio como por ejemplo unas sandalias sin tacón para que puedas cambiarte y disfrutar mejor de la celebración? ¡Tus pies lo agradecerán!

A fin de cuentas tu boda es la celebración de algo maravilloso en tu vida, así que lo que verdaderamente importa es sentirte bien contigo misma en este día tan especial que será el principio de una nueva etapa fascinante. Qué mejor que entrar en ella con buen pie, ¿no crees?