domingo 29/5/22

Los retos de la telemedicina tras la pandemia

La pandemia de COVID-19, y el confinamiento que derivó de esta, trajo consigo la necesidad de adaptar los servicios médicos, los primarios principalmente, a dicha situación excepcional
medicina

En esta tarea, la tecnología ha sido una aliada fundamental e indispensable para realizar consultas, encontrar consejos de salud o solicitar citas online.

Desde entonces, la telemedicina no ha dejado de crecer, y se estima que en el último año casi un 70 % de los españoles ha usado alguno de estos servicios, siendo especialmente popular entre las personas más jóvenes.

¿Qué es la telemedicina?

Podríamos definir la telemedicina como la tecnología al servicio de la salud, permitiendo diagnosticar a los pacientes a distancia e incluso ofrecerles tratamiento en los casos que sea posible.

Mediante la tecnología podemos tener acceso a nuevas herramientas como los diagnósticos remotos, el envío de imágenes médicas digitalizadas o las videoconsultas.

La revolución de la telemedicina: barreras que debe traspasar

La telemedicina ha avanzado mucho en los últimos años, pero todavía queda mucho por implementar, así como desafíos que deberá vencer para llegar a su máximo desarrollo:

Adopción de la tecnología

A pesar de que la reciente pandemia ha supuesto un crecimiento acelerado de la telemedicina, todavía se encuentra lejos de la adopción generalizada que sería necesaria. Además, esto se complica todavía más en ámbitos rurales, donde la población no está familiarizada con las nuevas tecnologías.

Tecnología como servicio para la salud

La telemedicina deberá ser reconocida como un servicio completo e independiente para mejorar la salud y la calidad de vida, y no como un mero escenario para experimentar usando nuevas tecnologías ni como una alternativa para cuando los servicios tradicionales fallen.

Seguridad

Al tratarse de información personal de los pacientes, se deberá garantizar la máxima seguridad y cifrado de los datos, de lo contrario, muchas personas serán reticentes a aceptar su uso.

Evidencia científica y protocolos

Existen muchas tecnologías, como los controles remotos y de medición para personas con enfermedades crónicas o tras un postoperatorio. Se necesitará testar todas estas herramientas para asegurar que se basan en la evidencia científica y combatir la información falsa que puede ser seriamente perjudicial. En blogs de consejos de salud puedes encontrar información fiable y actualizada a tu alcance.

Regulación

Para que la tecnología que usen los pacientes cumpla con los estándares europeos y exista precisión con los dispositivos médicos, deberá haber una regulación y un protocolo a seguir.

Financiación

Los costes de la tecnología pueden ser elevados, pero debemos hacer hincapié en los numerosos beneficios que trae consigo, tanto para los profesionales de medicina como para el paciente.

¿Qué ventajas aporta la telemedicina?

Una de las mayores ventajas que nos aporta la telemedicina es que nos ahorra una gran cantidad de tiempo a la hora de realizar gestiones y trámites, que del modo tradicional nos obligarían a desplazarnos al centro de salud y serían procedimientos más lentos.

Otra ventaja a destacar es que, gracias a las tecnologías, tenemos acceso a cualquier horario a muchos de los servicios que ofrece. También la coordinación es mejor, al realizarse todo de un modo automático a través de internet.

El futuro de la sanidad vendrá ligado a la tecnología. Cada vez se opta más por una sanidad donde los hospitales son más pequeños y con una mayor especialización. Gracias a la telemedicina, muchos diagnósticos menores podrán realizarse de manera precisa y rápida, dejando libres los hospitales para los casos graves, y ayudando a los pacientes a mejorar sus vidas.

Los retos de la telemedicina tras la pandemia
Comentarios