jueves 20/1/22

Inventan un contenedor térmico para mantener el riñón frío durante trasplante

Nefrólogos y urólogos de la Fundación Puigvert han desarrollado el primer contenedor térmico para mantener el riñón en frío, a una temperatura constante de -20ºC, durante los trasplantes renales, un invento patentado del que hoy da cuenta la revista 'European Urology'

renal riñon

Este contenedor térmico ha sido ideado y desarrollado por Alberto Breda, jefe del Equipo Quirúrgico de Trasplante Renal de la Fundación Puigvert, y un equipo de especialistas del mismo hospital y ya lo utilizan para mantener el riñón en condiciones óptimas usando hielo en suspensión.

Breda, que es cirujano urológico y jefe de Cirugía Robótica de la Asociación Europea de Urología (EAU, por sus siglas en inglés), ha explicado que "durante un trasplante renal, ya sea mediante cirugía robótica (RAKT) o abierta, utilizamos una chaqueta de gasa y hielo para proceder a la perfusión del órgano antes de colocarlo en el cuerpo del receptor".

Durante este período, que va de la extracción a la colocación, es imprescindible mantener la isquemia del riñón y con esta 'bolsa-contenedor' aseguran la máxima calidad del órgano durante toda la cirugía.

El invento, diseñado con la colaboración de un equipo de bioingenerios, está formado por dos capas de una fina película biodegradable sellada con un circuito de entrada y salida que permite el paso de una solución líquida refrigerante para garantizar la temperatura.

Este dispositivo, pionero en el mundo del trasplante, es fruto del trabajo en equipo multidisciplinar de un grupo de catorce urólogos y nefrólogos.

En una primera fase, para comprobar el funcionamiento del dispositivo, se probó en unas incubadoras para comprobar el proceso de enfriamiento del riñón dentro de un sistema cerrado a 37,5 C, que es una temperatura similar a la corporal.

Usando termómetros y rayos infrarrojos, compararon el dispositivo con el método de hielo en suspensión y la temperatura propia de un riñón y funcionó.

Posteriormente, la bolsa se probó con seis trasplantes renales en cerdos para verificar la eficacia y seguridad del invento, y en la última fase la aplicaron en humanos, "y no registramos ningún inconveniente o complicación para poder llevar a cabo los trasplantes. El contenedor funciona a la perfección. Ahora solo falta extender su uso", ha concluido Breda, que ha patentado el invento en Estados Unidos. EFE

 

Comentarios