martes 22/6/21

Las demoras en operaciones cardiológicas triplicó la mortalidad en diabéticos

Los retrasos y cancelaciones de operaciones cardiológicas programadas durante la primera ola de la pandemia ha supuesto un aumento de la mortalidad en el caso de pacientes diabéticos que estaban a la espera de una intervención, hasta el triple en relación a los no diabéticos

corazon

Así lo recoge un estudio de la Asociación de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología (ACI-SEC), que analiza el impacto que tuvo la cancelación y retraso de procedimientos programados, sin carácter de urgencia, en la mortalidad de los pacientes, a raíz de la declaración del estado de alarma.

La investigación incluyó a un total de 2.158 pacientes de 37 hospitales españoles, de los cuales un 32,4 por ciento tenía diabetes. A todos ellos se les hizo un seguimiento de 45 días para analizar las consecuencias de la cancelación de los procedimientos cardiológicos.

Según el estudio, la tasa de mortalidad de los pacientes con diabetes "por todas las causas" fue del 3 por ciento frente al 1 por ciento en los no diabéticos.

Por razón cardiovascular, la mortalidad fue del 1,9 por ciento en los enfermos de diabetes mientras que apenas rozó el 0,4 por ciento en los no diabéticos.

Según el doctor Raúl Moreno, presidente de la ACI-SEC y primer firmante del estudio, "el mal pronóstico de la diabetes en estos pacientes se observó con independencia de la patología que estaba pendiente de tratarse".

Además, la proporción de pacientes diabéticos que tuvo que ser atendido de urgencia por un empeoramiento de su patología al haberse retrasado su intervención fue del 10,4 por ciento, tres puntos más que en el caso de los no diabéticos.

Los datos recogidos también evidencian que los pacientes con diabetes tenían una mayor prevalencia de hipertensión, hipercolesterolemia, insuficiencia renal crónica, enfermedad arterial periférica, enfermedad de las arterias coronarias, incluido un infarto de miocardio previo.

Según el doctor Moreno, "la disfunción ventricular izquierda era también más frecuente entre los diabéticos y estos tenían con mayor frecuencia enfermedad multivaso".

Por tanto, según el presidente de la ACI-SEC, "los resultados del estudio indican que, entre los pacientes que se encuentran pendientes de procedimientos cardiológicos intervencionistas, los diabéticos deben de tener prioridad".EFE

Comentarios