martes 13/4/21

Estrella Digital

Un 70 % de las personas con dolor crónico ha empeorado durante la pandemia

Un estudio revela que un 70 por ciento de las personas con dolor crónico han visto empeorar durante la pandemia del coronavirus la intensidad de su dolor, la frecuencia de los episodios y la interferencia del dolor en las actividades de su vida diaria

dolor tripa
dolor tripa

Todo ello se debe a que los factores como la inseguridad laboral, la preocupación por el futuro y el miedo a contagiarse “podrían influir negativamente” en las personas con dolor, según señala en una nota de prensa la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que colabora en el estudio impulsado por la Universitat Oberta de Catalunya.

El perfil de los participantes en la investigación es el de una mujer de entre 30 y 59 años que sufre dolor desde hace unos 7.

En concreto, la muestra estaba formada por 502 pacientes, de las que un 88 por ciento eran mujeres de entre 30 y 59 años, con dolor crónico de larga duración.

Entre los factores que están relacionados con un “empeoramiento” del dolor destacan la inseguridad laboral, las preocupaciones respecto del futuro, el número de personas cohabitando en el mismo hogar, el hecho de tener a alguien cercano que ha muerto por Covid-19 o el miedo a infectarse, según los resultados.

Además, el estudio muestra que la pandemia ha propiciado nuevos desencadenantes del dolor, que se suman al estrés y los cambios de tiempo, que eran, hasta ahora, los más frecuentes.

Sin embargo, durante el confinamiento un elevado número de participantes citaron la preocupación por el futuro, los problemas de sueño, la inseguridad, los pensamientos negativos, la tristeza, la soledad, el sedentarismo y el miedo de contagiarse como “desencadenantes” del dolor.

Los autores subrayan que la pandemia también ha cambiado la forma en que los pacientes gestionan su dolor, ya que un 54,5 por ciento optaron por modificar la forma en que le hacen frente, utilizando como principales vías el descanso y el consumo de medicación, pese a que “ambas cosas podrían ser contraproducentes”.

Por otro lado, el profesor e investigador principal de este estudio, Rubén Nieto, sostiene que la pandemia también ha incorporado una nueva forma “positiva” de combatir el dolor, como son los estiramientos. 

Comentarios