LA MEJOR AYUDA

Psicoanálisis, el remedio contra los males de la sociedad actual

Las sociedades modernas han proporcionado muchas y grandes ventajas para las personas, nadie duda de esto. Gracias a la innovación en ciencias y en tecnologías vivimos más tiempo y en mejores condiciones. Pero el sistema de vida acelerado, en constante tensión, también ha acarreado muchos problemas y enfermedades, especialmente en el aspecto mental

Psicoanálisis, el remedio contra los males de la sociedad actual.
Psicoanálisis, el remedio contra los males de la sociedad actual.
Psicoanálisis, el remedio contra los males de la sociedad actual

Para el tratamiento de la depresión, las crisis de angustia, la ansiedad, los problemas de pareja, las obsesiones, e incluso para desajustes alimentarios como la anorexia y la bulimia o las relaciones sexuales que produce el sistema de vida de las sociedades desarrolladas, se crean y desarrollan las terapias de psicoanálisis.

Para que estas terapias sean efectivas y tengan un efecto a corto plazo sobre el paciente, la confianza hacia el psicólogo debe ser total y absoluta. El profesional debe servir de guía durante el tratamiento para que el paciente descubra por sí mismo cosas que son difíciles de aceptar, que no entiende, o que teme encontrar.

El Psicólogo durante las sesiones debe ofrecer el tiempo necesario para que el paciente ahonde en su interior, descubra gradualmente los detalles de su personalidad que ha mantenido ocultos y hacer que los entienda, los acepte y trabaje sobre ellos para dominarlos o expulsarlos, según las necesidades.

Elegir a un buen psicólogo es el primer reto que debemos superar para que el resto de la terapia logre los resultados deseados y para ello debemos dejarnos aconsejar por las referencias. Un ejemplo de inmejorables comentarios en las redes es el que consigue el Psicoanalista en Madrid Charles Baekeland, con un gran número de pacientes que recomiendan su trabajo.

La Consulta Baekeland está diseñada para que todas aquellas personas que buscan ayuda psicológica puedan recibir cumplida información sobre psicología, psicoterapia y psicoanálisis y puedan decidirse a comenzar un tratamiento completamente informados para tratar el problema que les afecta.

Este psicólogo de referencia es ampliamente conocido entre sus colegas por la calidad de sus artículos, como demuestra el recientemente publicado sobre la ética del Psicoanálisis que trataremos de resumir en el siguiente punto de este artículo.

La ética del Psicoanálisis

Según este eminente psicólogo clínico existen tres éticas dentro de las cuales se enmarca el psicoanálisis; como disciplina científica, como psicoanálisis clínico con el paciente y como profesión.

El psicoanálisis como disciplina científica busca la verdad de lo que sucede en el subconsciente de los pacientes, aunque permanezca oculta o sea rechazable para la razón y para la conciencia, y trata de demostrar como esa verdad tiene efectos directos sobre la realidad consciente.

Dentro de este campo nos enfrentamos a la verdad que permanece latente dentro de cada uno de nosotros, procurando un sentimiento de liberación al enfrentarnos a esta verdad y ser plenamente conscientes de lo que hay dentro de nosotros, verdad que es única y exclusiva de cada persona, nada que ver con la verdad histórica o de los hechos.

Si desnudamos completamente a las personas, les quitamos todas las referencias e influencias, religiosas, sociales, políticas, filosóficas o preferencias sexuales, nos queda solo los que pertenece realmente al individuo, y es entonces cuando estamos hablando de la ética del psicoanálisis clínico.

Es el proceso que debe seguir cualquier psicólogo que se precie, eliminando juicios y censuras hacia lo que el paciente está sintiendo o descubriendo, lo único verdaderamente importante es el proceso de conocer la verdad.

Este proceso deberá proporcionar las herramientas al afectado para que por sí mismo sepa afrontar lo que descubre, asimilarlo y tomar decisiones con toda la capacidad que le ofrece su propia autonomía crítica y responsable. Deben ser ellos mismos los que tomen la dirección apropiada, sin ser sometidos a la voluntad del profesional.

En definitiva, el Psicoanálisis clínico intenta fomentar el autoconocimiento para ganar el suficiente control y respeto hacia sí mismo como para tomar decisiones acertadas y beneficiosas.

Por último, debemos contemplar el psicoanálisis como profesión, con sus correspondientes responsabilidades éticas, siempre encaminadas a la ayuda y al beneficio del paciente.

La primera de estas responsabilidades sería la lógica de ofrecer un servicio lo más especializado posible, serio y profesional, teniendo en cuenta que cada paciente requiere una atención especial y diferente a la de cualquier otro, adaptando los conocimientos del psicólogo a las particularidades de la persona a tratar.

Siempre y en todo caso la terapia debe ser confidencial en lo que respecta a la identidad, si el psicólogo cree oportuno que debe compartir el material de investigación con los colegas de profesión, esto se hará de tal manera que sea imposible desentrañar a quien pertenece el análisis.

En cuanto a los resultados de esta o cualquier otra investigación sobre pacientes en los que se tenga cierto interés, se deberá compartir con la comunidad en aras de un mejor conocimiento global sobre el funcionamiento emocional de las personas.

Para terminar con estas exposiciones en lo que respecta a la profesión del psicoanálisis, hay que dejar claro que no existen personas con trastornos mentales o personas normales, que nadie hay perfecto o imperfecto, que es una cuestión de grados y por supuesto nadie debe ser discriminado por ello.