sábado 15/8/20

Medicina alternativa: ¿sí o no?

El gremio médico está dividido en dos de una manera peculiar: los que están en contra de la medicina alternativa y los que están a favor de ella
Medicina alternativa: ¿sí o no?

Avances científicos han demostrado que métodos tildados de “alternativos” como el yoga, el CBD y otros elementos naturales, la terapia de PNL y la h2 brindan nuevos tratamientos efectivos ante diversas enfermedades.

Solo por nombrar un ejemplo, la Esclerosis Múltiple es una enfermedad de la que se desconoce mucho en la actualidad. A falta de respuestas concretas y de aplicación universal por parte de la medicina tradicional, análisis hechos al aceite de CBD arrojan que personas lo usan como tratamiento efectivo para calmar el dolor.

Sin embargo, algunos médicos exponen sus argumentos en contra anteponiendo los riesgos (algunas veces no comprobados y estadísticamente no concluyentes) en lugar de los beneficios, por lo que no lo recomiendan en lo absoluto.

¿A quién debemos creer? ¿Quién tiene la razón?

La medicina alternativa y el estudio de sus riesgos

La medicina alternativa, al igual que la tradicional, conlleva riesgos (efectos secundarios leves o severos), pero estos siempre dependen de la enfermedad a tratar y el paciente al que sea aplicado.

Partiendo de esto, la verdad sobre la medicina alternativa es que no se trata de un método mágico; no hay resultados garantizados. Además, los tratamientos requieren de tiempo para actuar y algunas veces no tienen los efectos deseados. No es un tipo de medicina que busque sustituir lo tradicional, sino dar respuestas efectivas donde no siempre las hay.

Tras estudios científicos, se ha llegado a conclusiones negativas sobre algunos métodos alternativos para tratar enfermedades:

  • El consumo excesivo de vitaminas y minerales puede aumentar el riesgo de cáncer.
  • Pueden retrasar tratamientos tradicionales (y agravar dolencias o problemas a tratar).
  • Algunos componentes naturales (como el diente de león) pueden causar dermatitis o alergias.

Por esta razón, algunos médicos tradicionales, se apoyan en los efectos secundarios para considerar muchos métodos de medicina alternativa como riesgosa para la salud.

Según científicos y especialistas, lo más recomendable es continuar con los estudios (observación, ensayo, error, hipótesis, estadística) de cada alternativa para enlistar posibles riesgos y beneficios comprobados.

Seguir los consejos médicos es lo ideal, pero cuando los especialistas no cuentan con información actualizada o están sesgados, los beneficios de la medicina alternativas son privados a los pacientes, quienes son los grandes perdedores.

¿Cuáles son los puntos a favor de la medicina alternativa?

Si bien hay riesgos a considerar, también existen efectos positivos que son innegables.

Además de influir positivamente en el tratamiento de enfermedades de ciertas enfermedades o de los efectos secundarios de sus tratamientos médicos. Muchos métodos alternativos se centran en el bienestar de todo el cuerpo y no de solo la parte afectada.

Gracias a métodos como el aceite de CBD, la práctica del yoga y el mindfulness, el cupping (una terapia que el nadador Michael Phelps puso de moda), la medicina naturista y muchos otros, muchas personas reportan sentirse mejor de sus dolencias, condiciones o enfermedades.

Lo mejor es que estas terapias destacan porque:

  • No son agresivas en el cuerpo; al ser muchas naturales, suelen ser fáciles de asimilar.
  • Son tratamientos más económicos al no pagar patentes ni laboratorios.
  • Están libres efectos a largo plazo en la mayoría de las enfermedades tratadas.
  • No crean dependencias ni adicciones.

Se reporta que tratamientos alternativos son efectivos para tratar el estrés, la ansiedad, el acné, la esclerosis, los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia, neuropatía y muchas otras.

En la actualidad, es un buen método para tratar enfermedades, pero podría ser mucho mejor si se estudian más fondo sus beneficios y cómo combinarlos con la medicina tradicional, sabiendo que más allá del aval científico, personas que ya los ponen en práctica disfrutan de sus beneficios.

Comentarios