Miércoles 17.10.2018
SALUD

Llega el calor y el buen tiempo: ¡Cuidado con las digestiones!

Los viajes, las comidas copiosas y el calor son algunos de los factores que influyen, en que las digestiones sean incómodas y pesadas. Para evitar, en la medida de lo posible, sentirnos hinchados y con acidez, debemos seguir una serie de pautas con las que evitaremos tener esas digestiones pesadas e incómodas

Todos estamos entusiasmados con la llegada del buen tiempo, cuando disfrutamos de más horas de sol que nos permiten organizar planes fuera de casa, salimos más con familiares y amigos y también comemos todas las veces que podemos fuera de casa. Este cambio en nuestra dieta en demasiadas ocasiones nos pasa factura, pues solemos descuidar un poco o mucho, nuestros hábitos alimenticios.

El resultado es que, por unos motivos o por otros, durante las vacaciones nuestro estómago se resiente, notándose mucho más molesto, más pesado, en ocasiones inflamado... hasta el punto de que a veces no nos deja disfrutar por completo de nuestro descanso y nuestros momentos de ocio.

Los viajes, las comidas copiosas y el calor son algunos de los factores que influyen, en que las digestiones sean incómodas y pesadas. Para evitar, en la medida de lo posible, sentirnos hinchados y con acidez, debemos seguir una serie de pautas con las que evitaremos tener esas digestiones pesadas e incómodas en verano.

En definitiva, cuando llega la ansiada época estival, tenemos mucho más tiempo libre y nos gusta disfrutarlo al máximo. Esto significa que hacemos más comidas fuera de casa, que cambiamos nuestros horarios, llevamos en general una vida más sedentaria… Todos estos cambios son los responsables de que nuestro estómago acabe resentido y produzca molestias como: estreñimiento, acidez gástrica, gases e hinchazón, dolor de estómago, halitosis, migrañas y cansancio, entre otros.

Aunque esta no es una excepción a la regla, y es mejor prevenir que curar, antes de pasar al siguiente apartado para dar una serie de consejos que evitarán sufrir estas molestias, debes saber que para cuando ya tienes acidez, ardor, reflujos, gastritis… existen distintos productos en el mercado, como bianacid, cuyo precio es muy asequible siendo recomendable comprar bianacid online o cualquier otro producto de venta libre que nos ayude a paliar estos síntomas tan molestos.

Consejos para evitar las digestiones pesadas en verano

Ahora sí, pasamos los consejos para prevenir la aparición de estos malestares antes de que lleguen. Con estos trucos podrás olvidarte, durante los meses del calor, de esas malas digestiones, siguiéndolos, pronto notarás sus resultados positivos.

El primero está relacionado con la hora de las comidas, y es que hay que procurar ser estrictos en este sentido e intenta comer siempre a la misma hora. No en vano una de las principales causas de malas digestiones, lentas y  pesadas, son los desordenes horarios.

El segundo consejo va relacionado con la calma, olvídate del estrés y las prisas, que en general son malas consejeras, y en el caso de la alimentación que nos ocupa, hace que no mastiquemos bien los alimentos. Simplemente haciendo el esfuerzo de comer pausadamente y masticar bien los alimentos, conseguirás no generar gases en el estómago, y lo mejor de todo, saborearás y disfrutarás más tus platos.

Intenta siempre huir de los excesos de grasas saturadas. Las comidas procesadas a base de fritos y rebosados son el tipo de comidas que nuestro estómago digiere peor, tardando mucho más tiempo en descomponerlas, provocando que las digestiones lentas y pesadas.

Recuerda beber mucho líquido para hidratarte y ayudar, de paso, a tu digestión, y que tu bebida principal sea el agua. También puedes tomar ocasionalmente zumos de frutas naturales, granizados o smoothies. Evita en cualquier caso ingerir bebidas gaseosas, especialmente durante las comidas, ya que estarás favoreciendo que aparezca la hinchazón y el malestar de estómago.

Come con moderación y no hagas comidas demasiado copiosas. Recuerda que siempre es preferible comer cantidades pequeñas repartidas a los largo del día que hacer dos o tres comidas abundantes. Evita el picoteo excesivo entre horas y que estos sean ricos en grasas y azúcares, nutricionalmente vacíos, y pásate a los snacks saludables, como la fruta. Así evitarás llegar a las comidas principales con mucha hambre y podrás controlar mejor los excesos.

Un gran aliado para ayudar a las digestiones pesadas es realizar algo de ejercicio. Si te mueves, tu intestino trabajará mejor, siendo el sedentarismo un gran enemigo para una correcta digestión. Eso sí, descansa un poco después de comer y procura hacerlo con las piernas un poco flexionadas y nunca estiradas del todo.

Añade a tu dieta alimentos con alto contenido en fibra y, no nos cansaremos de repetirlo, reduce los alimentos con gran cantidad de azúcar. La fibra se convertirá en tu mejor aliado para conseguir acabar con las digestiones lentas.

Por último, no te olvides de incorporar prebióticos y probióticos para mejorar tu estado general de salud intestinal, ya que te ayudarán a evitar digestiones pesadas en verano y a normalizar tu ritmo intestinal. Entre los prebióticos señalaremos la alcachofa, el ajo, la cebolla, el puerro…y entre los probióticos el yogur natural, las aceitunas o el chocolate negro.

Además, tanto los prebióticos como los probióticos fortalecen nuestro sistema inmunológico y cumplen una importantísima función anti cancerígena, así que no te olvides de incluirlos en tu lista de la compra.

Llega el calor y el buen tiempo: ¡Cuidado con las digestiones!

Comentarios