Sábado 21.07.2018
salud bucodental

Implantes dentales: la solución para los dientes perdidos

Perder un diente puede parecer al principio una mera anécdota ya que solo se piensa en que va a quedar un hueco al que tener que acostumbrarse, sin pensar en otro tipo de consecuencias más allá de lo estético

Implantes dentales: la solución para los dientes perdidos.
Implantes dentales: la solución para los dientes perdidos.

Cuando una persona pierde un diente lo primero que debería pensar es en sustituirlo por uno artificial, porque de lo contrario las consecuencias para el resto de los dientes podrían ser fatales. Y es que la pérdida de un diente no solo es un daño estético, sino que al faltar dientes y dejar espacios, el hueso del maxilar tiende a retraerse y las piezas adyacentes se mueven, ganando el hueco libre que dejó el diente perdido.

Dejar pasar el tiempo no es la solución ya que si se piensa en los implantes dentales como remedio estos deben hacerse en un periodo de tiempo aceptable porque de lo contrario sería necesario un aumento de hueso para poder poner el implante.

Ventajas de elegir implantes dentales

Como se puede comprobar los implantes dentales no solo se recomiendan por una cuestión estética sino por una cuestión funcional, como es evitar la pérdida de hueso maxilar y el movimiento de otros dientes. Gracias a las innovaciones tecnológicas en este ámbito son muchas las personas que se han visto beneficiadas por los implantes, dejando a un lado las molestas dentaduras postizas que tan incómodas resultan.

Entre las ventajas de elegir implantes dentales como la solución definitiva ante la pérdida de un diente destacan las siguientes:

Una sonrisa natural

Resulta evidente que un implante dental con una corona de porcelana perfectamente integrada con los demás dientes de la boca tienen un efecto mucho más positivo sobre la imagen que una dentadura postiza o dejar el hueco del diente libre.

Restauración de la zona

La zona restaurada con un implante dental es lo más parecida posible a como era antes de perder el diente. La morfología del diente implantado encaja perfectamente con los propios y el tornillo es de titanio biocompatible, por lo que el cuerpo lo asimila rápidamente.

Mantener la densidad ósea

Si no se realiza un implante allí donde se ha perdido una pieza dental la densidad ósea maxilar acaba perdiéndose provocando movimientos en los dientes contiguos de forma directa y en el resto de la dentadura de forma indirecta. Un perjuicio que se debe evitar a toda costa por las consecuencias negativas que tiene para el conjunto de la boca.

Indoloros y fáciles de colocar

Colocar un implante es algo que se hace de forma completamente indolora gracias a la anestesia dental, además requiere poco tiempo la cirugía al realizarla expertos implantólogos con experiencia en insertar implantes.

Se puede apreciar que las ventajas de optar por los implantes dentales antes que no hacer nada u optar por molestas dentaduras postizas son claras y palpables, y es que gracias a la tecnología y a la existencia de profesionales especializados en este ámbito son muchas las personas afectadas que han visto volver a brillar su dentadura en todo su esplendor.

Comentarios