Lunes 20.08.2018
Estética

HIFU, el lifting facial sin cirugía

Un novedoso sistema de rejuvenecimiento facial que ofrece resultados similares a los de una cirugía plástica pero sin ser invasivo

HIFU es un novedoso sistema de rejuvenecimiento facial que ofrece resultados similares a los de una cirugía plástica pero sin ser invasivo en lo absoluto. No en balde es el tratamiento más solicitado por las celebridades hoy en día… Pero veamos en detalle de que se trata.

HIFU significa “Ultrasonido focalizado de alta intensidad”, y hace uso de esta energía de ultrasonidos para conseguir el tensado y levantamiento del tejido, con resultados visibles desde un primer momento.

A partir de la primera aplicación se pueden ver mejoras, el cutis se nota mucho más lozano y tenso, mientras que con el correr del tiempo se obtiene el deseado estiramiento y el levantamiento de las regiones tratadas.

La ventaja que ofrece HIFU además de no ser invasivo y garantizar resultados sorprendentes, es que mantiene la naturalidad del rostro, por lo que las personas que se someten al tratamiento no acaban con la típica cara “operada”.

HIFU vs Radiofrecuencia

Hasta hace algunos años la radiofrecuencia (RF) era el método por excelencia para tensar la piel, pero ahora con HIFU pasa a un segundo lugar.

HIFU ofrece los mismos beneficios pero a diferencia de al RF, hace uso de un calentamiento focal que le permite concentrar su accionar más profundamente en los tejidos afectados, irradiando más energía a mayor profundidad.

Es un tratamiento más preciso y con mejores resultados que la RF para el estiramiento de la piel, debido justamente a la coagulación térmica que genera y a que actúa sobre la capa de tejido superficial hasta la más profunda.

Se requieren de muchas menos sesiones que con RF y su efectividad es más duradera (dependiendo del envejecimiento natural de la persona y de cómo cuida su piel)

Quienes son buenos candidatos para HIFU

  • Personas de entre 35 a 65 años con piel flácida de leve a moderada
  • Quienes tienen líneas finas y arrugas
  • Parpados y cejas caídas
  • Flacidez en mejillas y bajo papada
  • Piel delgada y con una textura similar al papel crepé
  • Arrugas y flacidez alrededor del área de la boca
  • Mandíbula indefinida
  • Flacidez y arrugas en cuello y escote

Las sesiones con HIFU

El especialista primero hace una evaluación del caso y completa el historial médico, posteriormente realiza un examen físico completo y descarta la presencia de infecciones en la piel.

El procedimiento con HIFU no requiere de preparativos especiales, por lo que si todo está en orden se puede realizar inmediatamente después de la entrevista con el experto.

Primero se hace una limpieza facial completa de las zonas en donde se aplicará el ultrasonido. Seguidamente se esparce un gel conductor en las regiones a tratar y comienza a deslizarse el cabezal del aparato sobre la piel.

El equipo emite energía ultrasónica al tejido para promover la creación de nuevo colágeno, fomentar una cicatrización, reparación del tejido y el consecuente rejuvenecimiento.

El paciente experimenta una sensación de calor debajo de la piel o un ligero hormigueo. En casos puntuales el médico puede aplicar una sedación local para disminuir las molestias.

Las sesiones duran entre 30 y 60 minutos, y se pueden retomar las tareas habituales sin problemas.

Los cambios se notan desde el principio, pero el resultado definitivo se aprecia recién a partir de los cuatro a 6 meses que es cuando la producción de colágeno alcanza su nivel óptimo. La piel se siente más tersa, tonificada, hidratada y flexible con el óvalo facial redefinido.

Comentarios