Martes 17.07.2018
EJERCICIOS KEGEL

El embarazo y sus efectos en el suelo pélvico

Los ejercicios Kegel se basan en tener que contraer y relajar el músculo pubococcígeo durante varías repeticiones con la finalidad de que este vuelva a ganar fuerza y resistencia

El embarazo puede debilitar el suelo pélvico.
El embarazo puede debilitar el suelo pélvico.

No todo es bonito en el embarazo ya que este puede provocarte más de un problema, y no solo durante en embarazo, si no que después de él también. Y es que, uno de los principales problemas que pueden pasar es que, después de dar a luz se debilita el suelo pélvico.

¿Qué consecuencias tiene eso? Pues puedes sufrir desde incontinencia urinaria de esfuerzo, hasta disfunciones sexuales. Es por ello que es importante poner remedio a esa debilidad que puede surgir después de pasar por un embarazo.

Una de las principales cosas que se pueden llevar a cabo es el hecho de realizar ejercicios Kegel. Seguro que más de una vez has escuchado hablar de estos ejercicios, ya que son bastante conocidos por ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Gracias a estos ejercicios es probable que vuelvas a controlar tu suelo pélvico de manera óptima, evitando de esta forma tener que pasar por el quirófano para intentar arreglar dicho problema.

Estos ejercicios Kegel se basan en tener que contraer y relajar el músculo pubococcígeo durante varías repeticiones con la finalidad de que este vuelva a ganar fuerza y resistencia. Para realizar estos ejercicios lo mejor es tumbarse boca arriba con las rodillas dobladas y los pies planos. Es importante que la espalda este tocando completamente el suelo para que estos tengan un resultado óptimo.

Es en este momento cuando hay que trabajar los músculos del suelo pélvico, dejando de lado los glúteos, abdomen y abductores. Bien, lo que debes hacer es contraer los músculos y mantener dicha contracción durante unos 4-5 segundos, y a continuación relajarlos durante 8-10 segundos. Esto se debe repetir unas 10 veces.

Es importante saber que existen diversos tipos de contracciones, los más comunes son: lenta, rápida y en ascensor. La lenta es la explicada anteriormente, la rápida consiste en realizar el mismo ejercicio pero de manera más rápida y hasta que te canses o pasen 2-3 minutos.
La contracción en ascensor es más complicada ya que pretende trabajar los diferentes anillos de la vagina, y para ello se requiere mucha práctica y aprender a diferenciarlos.

Para los principiantes de los ejercicios de Kegel, se aconseja, generalmente un ejercicio muy sencillo que consiste en interrumpir el flujo de orina varias veces, de esta manera estaremos fortaleciendo el famoso suelo pélvico. Otro ejercicio para principiantes sería introducir dos dedos en la vagina y contraer los músculos, hasta sentir como aprietan los dedos introducidos.

Para no principiantes se recomienda el uso de bolas chinas, sobre todo a las mujeres que acaban de dar a luz, que sufren de incontinencia urinaria o tienen dolores musculares en la zona.

Los beneficios son enormes, incluso llegando a proporcionar más placer en las relaciones sexuales con penetración vaginal.

Los expertos recomiendan unas 50 contracciones al día, aunque en un principio nos pueda parecer una barbaridad, realmente no es tanto. Unas tres veces a la semana sería lo idóneo. Una vez tengas práctica y se pasen las agujetas puedes usar las bolas chinas todos los días.

Para introducir las bolas chinas, simplemente debes poner un poco de lubricante sobre ellas, y las introduces como si fueran un tanpón. Bolas chinas hay de muchas formas, pesos y colores, las puedes adquirir en farmacias o sexshop online de confianza.

Así pues, como puedes ver el embarazo puede dejar ciertas secuelas que pueden afectar a tu vida diaria, pero debes saber que los problemas con la musculatura del suelo pélvico puede tener solución con un entrenamiento bien hecho.

Comentarios