miércoles 18.09.2019

Dietas, todo lo que necesitas saber para comer sano

Puede que estemos algo cansados de escuchar la más que repetida frase de Mens sana in corpore sano, pero lo cierto es que nuestra salud mental mejora enormemente cuando mantenemos cuidado nuestro cuerpo. Si atendemos a nuestro cuerpo, vamos a ser más optimistas, nos vamos a encontrar mejor frente al espejo, vamos a ganar confianza en nosotros mismos, y eso va a repercutir positivamente en toda nuestra vida diaria
Dietas, todo lo que necesitas saber para comer sano

Cuidarnos va a ser pieza clave para nuestra salud completa; y, si nos sobran unos kilos, lo mejor es empezar adelgazando. Pero, ¿cómo? Desde Adelgazar y Salud nos ofrecen multitud de alternativas muy interesantes para empezar con nuestro cometido, para empezar a atender a las necesidades que tiene nuestro cuerpo, dependiendo de nuestros objetivos y circunstancias.

Cómo adelgazar. La gran pregunta

Comer sano y moverse. Esa es la respuesta a la tan continua pregunta, no hay otra manera. Si la palabra ‘dieta’ nos echa para atrás solo con oírla, tenemos que cambiar el chip, y pensar que no significa que vayamos a dejar de comer, pero vamos a empezar a hacerlo bien, con conciencia y sentido, pensando en la cantidad de energía que necesitamos al día y evitando el exceso, además de complementándonos con ejercicio y actividad física.

Ponte metas reales

No podemos volvernos locos nada más empezar, porque los cambios cuestan tiempo y sacrificio, no son inmediatos, así que no es cuestión de ponerse objetivos inalcanzables a corto plazo. Además, si tomamos ese camino, lo más probable es que nos encontremos con un efecto rebote y que nos desanimemos.

Adapta la dieta a ti, y no al revés

Hay infinidad de posibilidades, no todo va a ser comer lechuga. En ningún caso hay que ponerse a hacer una dieta de forma aleatoria, hay que ser conscientes de nuestra situación, de nuestras necesidades, de lo que buscamos cambiar, de los hábitos que somos capaces de mejorar y mantener en el tiempo.

Ten en cuenta tu rutina diaria, la energía que consumes durante la jornada, cómo complementar tu dieta con ejercicio o actividad física, cómo puedes compensar los excesos.

Complementa con ejercicio

La rutina física va a ayudar muchísimo, no es necesario que hagamos todos los días una maratón. Salir a andar unos 40 minutos al día puede ser suficiente; de ahí en adelante, todo va a ser bueno. Habrá días en los que, si no puedes salir a andar o a hacer ejercicio, lo echarás de menos y, lo que al principio suponía un suplicio, se convertirá entonces en una motivación.

Sin prisa pero sin pausa

No te desanimes, no hay que venirse abajo si no se ven resultados inmediatos. Como hemos dicho antes, esto lleva su tiempo, piensa que lo que estás haciendo es un cambio de hábitos, un cambio de forma de pensar y de vivir. Mantén tu dieta y nuevos hábitos en el tiempo y, si sigues con convicción, el esfuerzo tendrá su recompensa y se mantendrá en el tiempo, sin efectos rebote.

Comentarios