jueves 19.09.2019

Una dieta saludable puede hacer borrar las marcas genéticas de la obesidad

Los cambios en el estilo de vida, con una dieta saludable y ejercicio, y la cirugía bariátrica pueden borrar las marcas genéticas que predisponen a la obesidad, pero esto no es solo importante para el individuo en sí, ya que estas marcas del ADN, si no se corrigen, se pueden transmitir a la descendencia

Una dieta saludable puede hacer borrar las marcas genéticas de la obesidad

En estos factores han querido incidir este lunes 20, Día Europeo de la Obesidad, expertos de la Sociedad Española de Obesidad (Seedo-SEO), como la doctora Ana Belén Crujeiras, quien ha ahondado en el lema "Corrigiendo la ortografía de nuestros genes con un alimentación sana y actividad física".

Y es que, según la especialista, un estilo de vida saludable mejora nuestros genes y puede corregir "su ortografía", y factores ambientales como la falta de ejercicio físico, el estrés o no seguir una dieta sana y equilibrada pueden modificar unas marcas del ADN y producir cambios denominados "epigenéticos".

Estos cambios, aunque no alteran la secuencia del ADN, sí que modifican la forma en la que se expresan los genes contenidos en este ADN, y si se mantienen en el tiempo, a largo plazo hace al individuo susceptible de desarrollar obesidad, y otras enfermedades asociadas como enfermedades cardiovasculares o cáncer.

Pero demás los hábitos de vida de los padres dejan una huella en el material genético que trasmiten a sus hijos, y hay que tener en cuenta que el exceso de peso en la infancia y en la adolescencia tiene una altísima prevalencia.

Según Diego Bellido, vicepresidente de la Seedo-SEO, más del 50% de la población adulta tiene sobrepeso y en el caso de los niños uno de cada tres. En cuanto a las tasas de obesidad: el 30 % de los adultos sufre esta enfermedad frente al 18 % de los niños.

Estos porcentajes, además, van cada vez en aumento a pesar de las medidas que se están poniendo en marcha para prevenir esta patología, y por eso Bellido ha animado a sumar esfuerzos y a avanzar en las investigaciones que se están realizando sobre estas marcas del ADN cuyo análisis podría determinar el tipo de cirugía más adecuada para cada uno de los pacientes.

Los doctores Andrés Sánchez y Felipe de la Cruz han ahondado en lo que sucede a nivel genético después de que un paciente es operado para reducir su peso: muchos de los genes que pueden ser beneficiosos para evitar las enfermedades metabólicas y prevenir la obesidad se despiertan y comienzan a ejercer de nuevo su función correcta.

Y eso se debe a que al reducir el tejido adiposo se disminuyen los niveles de sustancias perjudiciales que éste segrega (las llamadas citoquinas) y se regulan las marcas genéticas relacionadas con el metabolismo.

Lo importante es que una vez que el paciente se ha operado debe seguir un estilo saludable, es decir un cambio en el hábito nutricional definitivo y "menos sofá y más zapato", porque como han remarcado los doctores "caminar es gratis".

De no ser así, no podrá llegar a cambiar esas marcas de la obesidad, una enfermedad que puede ser causa de alteraciones del sueño, nutricionales, sedentarismo y estrés. 

Comentarios