NO ES PARA TODOS

¿Conoces la dieta paleolítica?

Es un hábito alimenticio que podría ser aconsejable para la salud, si se realiza el ejercicio necesario y se siguen las pautas aconsejadas por los expertos. No es un método para adelgazar

¿Conoces la dieta paleolítica?

En los últimos años, han aparecido dietas de todo tipo para lograr multitud de objetivos y teniendo en cuenta factores e intereses muy diferentes. La dieta paleolótica es una de ellas, pero no es de las destinadas a adelgazar, como algunos creen.

Esta dieta, que busca emular la alimentación de los hombres y mujeres del paleolítico, se basa en el consumo de frutas, vegetales, carne, pesado, semillas, grasas saludables, nueces, hortalizas, huevos y mariscos y rechaza el de lácteos, granos, alimentos procesados, azúcares, legumbre, almidones y alcohol, según explica la endocrina, Dolores Saaverdra.

“Es una dieta muy interesante, pues se adapta bastante bien a la presencia de algunos de estos genes, también considerados paleolíticos y que aún se encuentran presentes en algunos de nosotros. Respeta el ritmo circadiano, lo cual es básico para la salud y el bienestar y preconiza el evitar comer en la tarde-noche. No es una dieta de adelgazamiento a menos que siguiendo estas pautas se haga hipocalórica”, explica la doctora Saavedra.

La pauta alimenticia, popularizada por Dr. Walter L. Voegtlin cuando en el año 1975 publicó su libro “La dieta de la edad de piedra”,  evita los productos procesados, como el embutido, o alterados. Por ello, es algo difícil de seguir en nuestro país, puesto que gran parte de los alimentos ‘permitidos’ en esta dieta, actualmente sufren modificaciones.

Por otro lado, al tratarse de una dieta en el que el consumo de carne magra es elevado, se recomienda que, tal y como hacían nuestros antepasados, el deporte y el ejercicio sean parte importante de la rutina diaria. Además, es importante que las cantidades de los alimentos estén correctamente reguladas y equilibradas.

Un punto positivo de esta dieta, es que puede ser realmente saludable, pues está indicada para “disminuir las enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes, las complicaciones cardio-vasculares, autoinmunes y el cáncer, entre otras”, explica Saavedra. Además, no necesita  “ninguna suplementación”.

“La dieta está basada en una pirámide alimentaria que tiene como base los vegetales y las frutas, por lo que están presentes todas las vitaminas y minerales así como aquellas que provienen de proteínas animales. También evita las grasas saturadas, favoreciendo las grasas monoinsaturadas y no saturadas”

Lo cierto es que, aunque este régimen es recomendable si se practica ejercicio y si se sigue teniendo en cuenta los consejos de un experto, para el estilo de vida que se tiene en España, “es una dieta muy difícil de llevar”.

“Los horarios y las costumbres lo dificultan, pues la mayor cantidad de alimento es justamente en la noche,  que es cuando más se sociabiliza. Además, se comen muchos alimentos procesados y pre-cocinados, con exceso de grasa e hidrato sobre la proteína, además del alcohol”, aclara Saavedra.

Teniendo en cuenta la eliminación de algunos alimentos muy aconsejables para algunos individuos como los cereales o los lácteos, esta dieta, al igual que todas, debería ser monitorizada por un experto que valore las necesidades específicas de cada interesado.