miércoles 03.06.2020
No más sequedad ambiental

Comprar un humidificador para el hogar: ventajas y saber cómo escoger el más adecuado

Un humidificador se asocia directamente al bienestar, a la buena salud de la familia, por eso siempre es importante tener uno. En algunas ocasiones, sin embargo, este aparato se convierte en una necesidad
Comprar un humidificador para el hogar: ventajas y saber cómo escoger el más adecuado

Humidificadores hay muchos y muy buenos, quizás sea la marca Vicks una de las más populares en estos momentos, y una de las que todo experto en el área recomendaría.

Un humidificador, como su nombre sugiere, es un aparato tecnológico que permite regular los niveles de humedad de un espacio, mejorando la calidad del aire, en este caso, en el hogar.

¿Cuáles son las ventajas de tener un humidificador?

Los niveles saludables de humedad en el hogar siempre deben estar entre un 30% y un 50%. Por debajo del 30%, se evidencia un aire seco por momentos irrespirable, lo que ocasiona enfermedades como la gripe, resequedad en la garganta y agrava algunos malestares como el asma o las alergias.

Por encima del 50%, el aire se convierte en pesado, porque existe mucha humedad, y la casa pasa a tener riesgo de moho, bacterias y hongos, lo que se evidenciará en las paredes, suelos y techos del hogar.

En este sentido, caben destacar las siguientes ventajas al adquirir un aparato purificador del aire como éstos:

• Aire saludable: para que el aire no esté ni muy seco ni muy húmedo, lo mejor es contar con un humidificador. Gracias a que todos cuentan con un higrómetro (sensor de humedad), y funcionan de manera automática para mantener los niveles de humedad en los porcentajes que se consideran saludables.

• Solución económica: más allá de los modelos de la marca Vicks, que tienen una excelente relación calidad-precio, la gran mayoría de los humidificadores son económicos, y pueden solucionar desde problemas de humedad en las edificaciones, hasta problemas de salud que aparecen cuando el aire no está en niveles sanos.

¿Cómo escoger correctamente un humidificador?

En muchos hogares es requerida la presencia de un buen humidificador. Sus ventajas y beneficios -sobre todo para la salud- son bien conocidos.

Escogerlos correctamente, sin embargo, es una de las dificultades de muchas familias, por lo que se posterga su compra, o lo peor, se eligen modelos inadecuados.

No pensar antes en los precios

La primera forma de escoger uno correctamente es no cometer errores. Y el error principal es pensar siempre en los más baratos y no en los mejores para las necesidades de cada hogar.

Las marcas baratas suelen tener defectos, no agrupan las mejores tecnologías ni cuentan con altos grados de eficiencia energética. Ahorran costes, pero en el proceso, correrás riesgos de salud innecesarios.

Por eso, aunque tu presupuesto sea ajustado, debes valorar primero las características que sean indispensables, y luego pasar a comparar los precios de cada uno.

Saber diferenciar los tipos

No existe un único tipo de humidificador. De hecho, dentro de estos aparatos puedes encontrar tanto humidificadores para aumentar los niveles de humedad, como los deshumidificadores para disminuir los niveles de humedad.

Encontrarás también diferencias de acuerdo a su tamaño, desde portátiles que abarcan como máximo una estancia de 10 a 20 metros cuadrados, hasta humidificadores grandes que pueden solucionar problemas de humedad en una casa entera.

Finalmente, debes reconocer las diferencias por su funcionamiento:

• Humidificadores de aire frío: utilizan ventiladores muy potentes en su interior, para pulverizar el agua en pequeñas partículas que salen desprendidas hacia el aire. Entre sus ventajas está el hecho de no subir la temperatura, ahorrar mucha energía eléctrica y ser seguros, ya que el aire no quemará.

• Humidificadores de aire caliente: en sitios de bajas temperaturas, suelen ser más populares. Hierven el agua hasta que alcanza su punto de ebullición y se transforma en vapor. El vapor viaja en el aire, incrementando el porcentaje de humedad. Tienen mayor alcance, porque el aire caliente viaja más rápido que el frío. Se utilizan también con fines medicinales, ya que muchos medicamentos pueden ser disueltos en el aire, como los utilizados para prevenir la gripe. Por su condición de “agua hervida”, eliminan todas las bacterias en el aire, pero por contra, consumen más energía y debes siempre tener cuidado de no quemarte.

• Humidificadores ultrasónicos: son la tecnología más moderna. Su mecanismo es de aire frío, pero utilizan la vibración por ultrasonidos para enviar partículas de agua al aire. Consumen menos energía que los dos tipos anteriores, y no requieren mantenimiento durante mucho tiempo. Son, aparte, los más silenciosos.

Comentarios