martes 22.10.2019
Gran Premio de Australia

Suspenso de McLaren en los 'pit stop'

El MCL33 exhibió un rendimiento competitivo, pero el equipo británico aún tiene una asignatura pendiente si no quiere perjudicar a Alonso y Vandoorne en carrera

Fernando Alonso en el GP de Australia.
Fernando Alonso en el GP de Australia.

Fernando Alonso ha recuperado la confianza en su monoplaza después de tres años donde su fe se desvanecía en la primera carrera de la temporada. El asturiano, que siempre tiende a mostrarse optimista, mantuvo su guión en 2018, pero esta vez sí acertó con los pronósticos. En 2017 avecinó buenas nuevas con el cambio de reglamento y la eliminación de los tokens, pero no ha sido hasta este curso, ya con el motor Renault, cuando ha vislumbrado cómo sus aspiraciones se plasmaban durante la primera carrera.

Ya en los test de pretemporada celebrados en Montmeló el piloto español comentó que estaban listos y que serían competitivos. Y eso que en velocidad punta el motor Renault no ha terminado de ser el impulso y ha sido superado incluso por Honda. Sin embargo, en cuestión de fiabilidad y rendimiento permanente, si ha sido todo un bálsamo este nuevo acuerdo. Alonso esperaba que McLaren fuese el primero de los mortales tras Mercedes, Ferrari y Red Bull, y así ha sido, tras concluir la carrera del Gran Premio de Australia en quinta posición.

Tras los primeros entrenamientos libres, que les colocaban detrás de los Haas (una imitación del Ferrari de 2017), explicó que en esta primera prueba abundaban los abandonos y que de mantenerse en pista sería posible lograr un gran resultado. Aunque sus decisiones últimamente han sido desacertadas, como el propio Hamilton dejó caer sin tapujos, en esta ocasión no le faltó razón al bicampeón del mundo. Los nefastos pit stop de Haas le permitieron colocarse lo más arriba posible, con una quinta plaza que le alientan y que le permitió dar la enhorabuena a McLaren por el trabajo realizado en invierno tras comprobar que, ahora sí, son competitivos.

La vuelta rápida de los dos McLaren fue mejor que la de Bottas, que sufrió todo el fin de semana. Y no muy lejana a los tres equipos punteros. Sin embargo, McLaren tiene trabajo por delante. Tienen la base, y ahora trabajan para mejorar el monoplaza e introducir nuevas mejoras en China. Pero más allá de trabajar en el MCL33, el equipo también debe mejorar otros aspectos que han pasado más desapercibidos y que no tiene otra solución más allá de la práctica, como el tiempo empleado en las paradas en boxes.

Entre las diez paradas más rápidas (tiempo en cambiar las ruedas), figuran todos los equipos excepto dos: Renault y McLaren. El más rápido fue Red Bull en el ‘pit stop’ de Verstappen en el que tan sólo tardaron 2,15 segundos. El décimo tiempo es de 3,03 segundos en la parada de Hamilton. En cuanto al tiempo total empleado desde la entrada y la salida en boxes, Alonso también figura entre los últimos. El español empleó 22,573 segundos, mientras que Verstappen sólo necesito 20,953 segundos. Casi dos segundos que en el ‘gran circo’ pueden resultar determinantes.

Esta última tabla que recoge la página oficial de la Fórmula 1 evidencia lo que deja intuir la imagen que se muestra más arriba: Renault es el otro equipo que peor trabaja en este aspecto. Tanto Hulkenberg (22,628) como Sainz (23,868) fueron los peores, a excepción de los problemas de Lance Stroll. El Gran Premio de Australia ha dejado grandes noticias para los pilotos españoles, más concretamente para McLaren, pero también ha exhibido datos que reflejan otros aspectos donde aún existe margen de mejora de cara al futuro.  

Comentarios